México se ubica dentro de las 15 economías más importantes a nivel mundial, pero al ajustar indicadores a la desigualdad existente, 22% del desarrollo humano se pierde, de acuerdo con estimaciones hechas por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El Informe sobre Desarrollo Humano (IDH) 2015, presentado recientemente en Etiopía y Nueva York, remarca que el trabajo, no sólo los puestos, es crucial para el progreso humano. Entrevistado al respecto, Rodolfo de la Torre, de la oficina en México del PNUD, expresa que el gran reto del país continúa siendo el factor de desigualdad; mientras la nación es catalogada dentro del grupo de estados nación con desarrollo humano alto, al interior existen altos niveles de desigualdad.

México ocupa el lugar 74 en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) 2015 el cual calcula valores con base en estimaciones del 2014 de 188 países medidos. En la edición del índice del 2014, el país se ubicó en el sitio 71 de 187 naciones contabilizadas.

El IDH es un indicador del desarrollo humano por país compuesto por tres parámetros: esperanza de vida, logros educacionales e ingresos. Asimismo, define un valor mínimo y máximo para cada dimensión y luego muestra el promedio expresado mediante un calificador entre cero y uno.

De acuerdo con este informe, México obtuvo una evaluación de 0.762, donde uno sería la calificación perfecta. Al introducir el factor desigualdad, la diferencia es de una pérdida de 22.4% y cae 12 lugares.

Rodolfo de la Torre explica que la caída en lugares responde únicamente a que la actualización de datos mexicanos fue posterior al cierre del PNUD para realizar este informe anual.

Dijo que los mayores retos que se han registrado en la historia del país han sido esperanza de vida y educación, pero el gran pendiente es el sector correspondiente a la economía. Al analizar la situación financiera interna, se percibe una disparidad en las tasas de crecimiento entre el norte y el sur. Los estados del sur-sureste no crecen al mismo ritmo que otras regiones de la República Mexicana.

El trabajo es central para el desarrollo humano, explica De la Torre, por lo que el comercio informal impacta de forma importante las mediciones. Asimismo, el outsourcing, si bien puede promover eficiencia en diversos lugares de trabajo, en ocasiones no va aparejado con los niveles de bienestar que debería proporcionar un empleo.

El investigador del PNUD anunció que en breve será publicado un informe sobre movilidad humana, en el cual se toma una panorámica histórica del seguimiento de los progresos de IDH. De este diagnóstico, adelanta que México tiene tres problemas centrales que atender: eficiencia y asignación del gasto público para promover un desarrollo regional más equilibrado; detectar y focalizar en momentos clave del ciclo de vida humano niñez, primer trabajo y retiro ; así como garantizar seguridad social más amplia y universal, pues muchas personas en su vejez no tienen los medios para sostenerse con un nivel de vida adecuado al no tener jubilación.