La crisis de los integrantes de Morena en el Senado de la República continúa. Este martes, el aún presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta, Martí Batres, anunció que a más tardar mañana impugnará el resultado de la votación para elegir al nuevo presidente del Senado que se realizó este lunes.

En conferencia de prensa, Batres detalló que ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena se plantearán las —presuntas— irregularidades que se cometieron en el proceso electoral interno, y reiteró que la convocatoria para la votación fue vulnerada por el coordinador parlamentario de Morena en la Cámara Alta, Ricardo Monreal, por lo que cuenta con los recursos para la impugnación.

“Hay elementos para presentar una impugnación y presentaré esta impugnación al proceso interno, tal como comenté ayer (lunes) que exploraría, pues, en efecto, voy a presentar esta impugnación ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia ”, advirtió.

El legislador argumentó que no pelea por un cargo al frente del Senado o de una Comisión, sino que no acepta el fraude y atropello a los principios de Morena y a su persona.

“No estoy buscando negociar un cargo, estoy planteando una cosa muy concreta. Hicimos un trabajo muy bueno en la Mesa Directiva, planteo que continúe este esquema, que lo que ha funcionado se mantenga y lo que obtuve fue una respuesta increíble de violencia política”, aseguró.

Y acusó que el también presidente de la Junta de Coordinación Política se dio a la tarea de iniciar una campaña en su contra.

Batres agradeció a los legisladores que votaron para que presidiera nuevamente la Mesa Directiva y externó su respeto a la opinión de los demás, por lo que llamó a la unidad para continuar con las reformas pendientes en la Cámara Alta.

Aseveró que se encuentra de acuerdo en que sea una mujer quien presida el Senado, pero enfatizó que también debe existir una presidenta en la Junta de Coordinación Política y una coordinadora parlamentaria de Morena.

“De paso, ya después, (una) mujer a la Presidencia de la República también. Pero congruencia, porque si el senador Monreal está planteando mujeres en los órganos de dirección pero no en el órgano en el que él está. Suena como a ese dicho de ‘que se haga la voluntad de Dios en las milpas de mi compadre’”, dijo.

Por su parte, Ricardo Monreal afirmó que el grupo parlamentario de Encuentro Social estaba autorizado, tanto por él como por Batres, para acudir a votar por la Mesa Directiva.

Asimismo, dijo que presentó su renuncia como coordinador parlamentario, la cual fue rechazada por la mayoría de las y los legisladores de su bancada.

“Decidí poner en la mesa mi nombramiento como coordinador del grupo (...) De manera unánime, los senadores rechazaron mi renuncia y refrendaron su confianza para mantenerme al frente”.

Adelantó que se entrevistarán con el Ejecutivo, “el 29 (de agosto) a las 12 del día, con motivo de la reunión plenaria del 28 y 29. No sabemos si nos vamos a reunir con diputados o sólo senadores, probablemente sea con todos”.

Descarta conflicto

Ante el desencuentro entre los senadores Martí Batres y Ricardo Monreal por el control de la Presidencia del Senado, el mandatario Andrés Manuel López Obrador les dijo que no importan los cargos, y que “ya pasó el tiempo en que la política era sinónimo de individualismo, de sacar provecho personal, de estar pensando nada más en intereses personales”.

En Palacio Nacional, López Obrador descartó que este conflicto escale al grado de que no se aprueben reformas en el periodo ordinario que comenzará el 1 de septiembre.

“Tiene que haber mística, tiene que haber convicciones, entrega total a la causa pública. No son los cargos lo que debe importar, sino la contribución a los cambios, en este caso a la transformación del país”, comentó.

El mandatario les dijo a Monreal y Batres que deben “actuar poniendo por delante los ideales, los principios”, porque “si no hay ideales, no hay principios; no se puede hacer política”.