El comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Ardelio Vargas Fosado, planteó la necesidad de realizar de manera urgente, pero responsable, una amplia reforma migratoria acorde a una nueva realidad basada en el servicio y la atención al migrante.

Al tomar posesión como titular del INM, dijo que atenderá la necesidad imperante de reestructurar el organismo con miras a responder a las necesidades actuales del fenómeno migratorio, dentro de un marco legal para promover e impulsar su eficiencia, legalidad y honestidad en el servicio.

La institución a su cargo, subrayó, garantizará la protección de los derechos humanos de los migrantes en territorio mexicano, "compromiso que enarbolaré de manera férrea a lo largo de mi gestión".

Señaló que asume a plenitud la instrucción del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, de velar por las garantías de los migrantes, en el marco del respeto a sus derechos humanos, compromiso, dijo, inquebrantable del gobierno federal.

"Tengo la encomienda de enfatizar la congruencia de nuestra institución, garantizando que el respeto y la dignidad de trato que demandamos para nuestros connacionales en el exterior, sea el mismo que otorguemos en México" a quienes a diario cruzan el país "en busca de mejores condiciones de vida fuera de sus países", expuso.

Vargas Fosado señaló que el fenómeno de la migración debe ser entendido como una política del Estado mexicano que se instrumenta con precisión desde el ámbito de la seguridad nacional.

En un comunicado, destacó que los migrantes que transitan por territorio mexicano deben hacerlo con la confianza de que en el país no serán víctimas de la delincuencia, "ni de los malos funcionarios que se llegan a enquistar en nuestras instituciones".

El nuevo titular del INM identificó que los cuatro rubros por los que velará el organismo requieren ser atendidos de manera inmediata, esto es, combatir el tema de la inseguridad en aquellos lugares donde los grupos de migrantes han sido objeto de la delincuencia.

Además, "combatir el tráfico de personas que se desarrolla a través de bandas internacionales de delincuencia organizada que operan de manera compleja a través de países diversos de todas las regiones del orbe", anotó.

De igual forma, precisó que la lucha contra la trata de personas, será una prioridad, "en estos tiempos en que resulta inaceptable que este lacerante y vergonzoso tipo de esclavitud siga existiendo en el mundo" y, por su puesto, el combate de manera frontal la delincuencia organizada".

Puntualizó que la política y atención del tema migratorio debe trazarse en los lugares donde el fenómeno es palpable, "no desde la comodidad de un escritorio, sino escuchando las historias de la migración y experimentando la problemática de los migrantes".

mac