Las ocho entidades federativas, cuya cobertura de servicios de salud está por debajo del promedio nacional en función del tamaño de su población, son las que están en mayor posibilidad de riesgo de que haya insuficiencia de atención a los casos de contagio del virus SARS-CoV2.

Éstas son la Ciudad de México, Jalisco, Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo y Veracruz cuya cobertura de servicios de salud está por abajo de 82.2% que es el promedio nacional.

Así lo indica un análisis del Instituto Farmacéutico (Inefam), especializado en auditar operaciones del sector público de salud, donde se expone un panorama preocupante al estimar que los requerimientos de unidades de terapia intensiva en el momento más álgido de la epidemia podrían llegar hasta 45,000 camas para atender en todo el país a los casos que requieran hospitalización.

Para poder atender ese pico de crisis, “el Sistema Público Nacional de Salud puede disponer solamente de 15,043 camas censables (que son de uso regular) y 6,344 camas no censables (que son de tránsito y no generan egresos hospitalarios)”, conforme a la capacidad instalada normal de los hospitales.

La suma de ambos tipos de camas hospitalarias disponibles para la crisis da un total de 21,387 conforme el reporte de Inefam, lo que implicaría un déficit de unas 23,600 camas ante el requerimiento de 45,000 camas en un día si se llegara al punto álgido en un solo momento. Ello si no se reconvirtiera ningún hospital como lo están haciendo las autoridades de salud.

El punto más delicado que plantean en este estudio es la insuficiencia de respiradores artificiales, ya que en México, juntando tanto los instalados en hospitales del sector público como en hospitales privados, se cuentan con un total de 5,000, de los 45,000 que se estima para pacientes graves que se podrían juntar en el momento del pico máximo de la pandemia.

De hecho, conforme a la investigación de Inefam, el índice de respiradores en México está por debajo de otros países de América Latina, porque los 5,000 existentes indican 3.84 por cada 100,000 habitantes, mientras que en Brasil el índice es de 31.4, en Argentina 19.3, en Colombia 10.6, en Chile 8.8 e incluso en Ecuador su índice de respiradores es de 7 por cada 100,000 habitantes.

Algo que podría ayudar son los consultorios donde hay especialistas en otorrinolaringología; pero ello, expone Inefam, será en forma limitada ya que en el país se cuenta solamente con 205 consultorios que tienen equipo adecuado y personal médico que sabe atender la especialidad requerida por la epidemia del coronavirus, que ataca en principio al sistema respiratorio, incluido el pulmón.

Los especialistas de Inefam por último reportan que de la inversión destinada a la compra anual de medicamentos, apenas 4.6% es el porcentaje correspondiente a los grupos terapéuticos de otorrinolaringología y neumonía. Algo que llama la atención es que el precio promedio de estos dos grupos terapéuticos es de casi el doble del precio promedio total nacional.

[email protected]