Para implementación de la reforma de justicia penal, que pasará de juicio inquisitorial al adversarial u oral, el gobierno de la ciudad invertirá 2,000 millones de pesos para que el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) cuente con nuevas salas civiles y penales, anunció el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Al instalar formalmente ayer los Juzgados Especializados en Ejecución de Sanciones, como mandata la reforma aprobada en junio del 2008 por el Congreso de la Unión, Mancera informó que ya son cuatro juzgados, dos que ya estaban operando y dos más que iniciaron funciones, los cuales se ubican en los reclusorios Norte y Sur.

Los cuatro Juzgados Especializados en Ejecución de Sanciones podrán de esa manera atender solicitudes de más de 12,000 reos que se encuentran privados de su libertad legalmente y estar sujetos a proceso o sentenciados en instalaciones del sistema penitenciario de la ciudad de México. En la creación de los dos juzgados se invirtieron 20 millones de pesos.

En alusión directa al presidente del TSJDF, Edgar Elías Azar, Mancera refirió que se debía esperar a que las leyes secundarias de la reforma de justicia penal existieran, para después invertir los recursos, pues ya se puede aplicar en las necesidades del Poder Judicial.

Al respecto, el magistrado Elías Azar manifestó que los nuevos juzgadores ahora son parte del sistema penal integral y en sus manos está el éxito o el fracaso del nuevo sistema.

El responsable de la Procuraduría General de Justicia del DF, Rodolfo Ríos destacó que los avances del TSJDF comprometen a la Procuraduría a sumarse a los cambios .

[email protected]