Aunque manifestó su desacuerdo, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno respetará la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de anular la prisión preventiva oficiosa por defraudación fiscal y facturas falsas.

Durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional, López Obrador dijo que la decisión de la Corte va en el sentido de fomentar la corrupción.

Consideró que hay tres maneras de entender la resolución del alto tribunal: primero, por la división de poderes; que los ministros de la Corte actúan con absoluta libertad, “tienen la arrogancia de sentirse libres y eso es la democracia”, dijo.

El segundo, expresó, es lograr que el Poder Judicial permita que se castigue “por igual a todos los que cometen un ilícito, y que no esté la justicia al servicio del poder”.

Consideró que la decisión de la Corte, “va en la línea de seguir protegiendo la corrupción”.

López Obrador estimó que “se actuó mal” y expresó que la decisión de la Corte es comparable con su rechazo a que se hiciera una consulta popular para la reforma energética en el anterior sexenio.

“Y ahora es algo parecido, que no procede considerar delito grave y que vayan a prisión quienes cometen graves fraudes fiscales, inventan facturas y se hacen inmensamente ricos, porque se les afecta sus derechos humanos”.

El Presidente dijo que la tercera postura es que, “nosotros vamos a respetar la decisión de la Corte, porque queremos estar en un verdadero Estado de derecho”.

Manifestó que pese a su voto en favor de esta resolución, considera que el ministro Arturo Zaldívar es el único ministro que puede llevar a cabo la transformación del Poder Judicial.

jorge.monroy@eleconomista.mx