Guadalajara, Jal. Luego de reunirse en privado con empresarios de Jalisco, entre los cuales estuvieron el presidente de Grupo Omnilife y dueño de Chivas, Jorge Vergara, y el exsenador priista, Raymundo Gómez Flores, de grupo Dina, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que a diferencia de su primera campaña presidencial, ahora tiene buena aceptación entre los empresarios de cada estado que visita.

“Tenemos reuniones con empresarios en todos los estados y nos ha ido muy bien, requetebien con los empresarios; están escuchando de manera receptiva, yo no voy a cometer la imprudencia de decir que los empresarios están con nosotros, porque los empresarios son ciudadanos libres, con criterio, no es de comprometer a los empresarios”, dijo el abanderado de Morena.

Al respecto, el presidente de grupo Fragua, operadora de Farmacias Guadalajara, Javier Arroyo, dijo a El Economista que el grupo trabajará y seguirá invirtiendo con cualquiera de los candidatos que llegue a la Presidencia.

Por su parte, el coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, Daniel Curiel, indicó que hay mayor apertura del sector empresarial a escuchar las propuestas del abanderado de Morena, aunque, dijo, la Iniciativa Privada (IP) local no comparte sus propuestas sobre la Constitución “moral” y el perdón a los criminales.

Más tarde y después de participar en la Expo ANTAD & Alimentaria México 2018, López Obrador, dijo que le toma la palabra, y le da el beneficio de la duda al presidente Enrique Peña Nieto, en el sentido de que no va a intervenir en el proceso de sucesión presidencial. Aseveró que si el primer mandatario cumple su promesa, se lo reconocerá públicamente.

“Yo celebro que el presidente Enrique Peña Nieto haya hecho este compromiso de no intervenir en el proceso electoral. Yo le tomo la palabra. Creo que es lo mejor que se garantice la democracia en el país. (...) Le tomo la palabra, le doy el beneficio de la duda”.

Obrador también reiteró el llamado a los candidatos presidenciales, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, a no dañarse con sus enfrentamientos y los invitó a firmar un acuerdo de paz y no violencia entre ellos.