Las elecciones en el Estado de México presentan a los analistas políticos una radiografía del clima electoral para poder delinear sus estrategias para los comicios presidenciales, debido a la importancia de la entidad.

Este año se disputan en las elecciones de cuatro estados 445 cargos de elección popular y 80 de representación proporcional (plurinominales). En tres estados son 21 las personas que aparecerán en las boletas como candidatos a Gobernador, de las cuales sólo cuatro son mujeres y seis van por la vía independiente. Este es un año electoral en el que se renovará la gubernatura de tres entidades, con especial atención al resultado de una de ellas.

El próximo 4 de junio los ciudadanos del Estado de México elegirán a un nuevo gobernador. No es la única entidad que celebrará comicios, pero definitivamente sí es la que más atención ha recibido desde el pasado 3 de abril que inició formalmente la competencia.

El que los reflectores hayan estado centrados en lo que sucedía en el estado contiguo a la capital no se trata de una mezquindad de parte de los medios de comunicación. Más bien obedece a la necesidad de obtener las diversas lecturas que pueden ofrecer los resultados en este nuevo ensayo democrático.

Son muy diversas las razones por las que electoralmente la entidad es de sumo interés para los partidos políticos, los actores políticos, los medios de comunicación, analistas , entre otros. Probablemente la razón que más llama la atención es la que se refiere a ver al Estado de México como el laboratorio electoral con miras a los resultados que se desprenden de los ensayos realizados para aplicarlos en las elecciones presidenciales del siguiente año.

Durante el tiempo que duraron las campañas electorales vimos de todo. Hubo todo tipo de acusaciones y todo tipo de escándalos. Hubo campañas de desprestigio, hubo debates, hubo todo tipo de mensajes (falsos o verdaderos) en medios de comunicación y ciudadanos que ni siquiera radican en la entidad y no votarán opinaron.

El clima electoral de este año es reñido y al parecer los resultados de la campaña se centran en dos candidatos. Esto se debe a que el Presidente, Enrique Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) llegan a estas elecciones golpeados por la suma de muchos factores. Por un lado innumerables casos de corrupción con los que se vincula al partido y al Presidente. Por otro descontento por las decisiones del mandatario al frente del gobierno.

El resultado son niveles de desaprobación muy altos y la posibilidad de perder las sillas ejecutivas en el estado este año y en la presidencia el próximo año. Además habría que sumar las dolorosas derrotas recientes que sufrió el PRI en cuatro estados claves, cediendo la alternancia de gobierno en entidades claves que no conocían otros gobiernos que no fueran los de ellos.

Tal parece que estos factores han inclinado la balanza hacia un viejo adversario político: Andrés Manuel López Obrador.

El líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ya aparece liderando algunas encuestas de candidatos presidenciables y esa aparente popularidad ha ayudado a que se impulse a candidatos de ese partido en otras contiendas.

No es que los candidatos de los otros partidos no tengan un papel importante en la contienda. Al contrario su papel ha sido protagónico pero desde una óptica diferente. Todos los candidatos tienen opciones reales de ganar, pero los abanderados de Morena y el PRI cuentan con más opciones. Lo cierto es que de ser una competencia muy cerrada, como se espera, los otros candidatos, sobre todo los que representan al Partido Acción Nacional (PAN) y al Partido de la Revolución Democrática (PRD), jugarán un papel importante en el resultado final.

Para seguir las elecciones en el Estado de México, hay 5 claves que se deben tener en consideración:

1. Sólo se renueva al Gobernador del estado

A diferencia de la situación que se vive en Coahuila, Nayarit y Veracruz, en el Estado de México el único puesto de elección popular que está en juego es el poder ejecutivo del estado, así que toda la atención está solo en lo que puedan hacer y decir los seis contendientes. Un puesto especialmente significativo porque durante los últimos 88 años los mexiquenses no han conocido el gobierno de otro partido que no sea el PRI.

Gobernador Edomex

2. El padrón más numeroso, un estado importante

El estado de México es la entidad que tiene el padrón electoral más grande del país. Se trata de la entidad con la mayor cantidad de votantes potenciales. Estamos hablando de más de 11.3 millones de ciudadanos que pueden sufragar, lo que representa el 13.4% del total nacional de votantes. Además la entidad es el segundo más grande contribuidor a la economía mexicana, superado únicamente por la Ciudad de México.

El Estado de México representa un bastión importante para el PRI, tanto históricamente, como proveedor de actores políticos y líderes partidistas así como también en la concentración de voto duro. En la historia reciente de México, debido a la localización y el tamaño de este estado, las victorias electorales han contribuido a que esta entidad sea vista como un trampolín político para los gobernadores y otros representantes, quienes se han convertido en líderes partidistas, miembros del gabinete e incluso en presidentes.

Quitarle este estado al PRI implicaría muchas cosas más allá que el éxito o el fracaso de los proyectos partidistas.

Padrón Edomex

3. Los candidatos

En la contienda están inscritos seis candidatos. Cinco representan a ocho partidos y un independiente. Cuatro partidos en la única coalición. Tres mujeres y tres hombres. Dos favoritos lideran las encuestas. Una candidata sin experiencia en la administración pública.

María Teresa Castell de Oro Palacios es la candidata que busca la gubernatura del Estado de México por vía independiente. Esta empresaria regiomontana, sin experiencia en la administración pública, busca emular el triunfo de su paisano Jaime Rodríguez Calderón en Nuevo León.

Óscar González Yáñez es el candidato del Partido del Trabajo (PT). Es cofundador del partido que representa y ha sido diputado federal, local en el Estado de México y presidente municipal de Metepec. El viernes 26 de mayo declinó a favor de Delfina Gómez.

Juan Zepeda Hernández, candidato del PRD, fue presidente municipal de Nezahualcóyotl durante el periodo 2013-2015 coordinador de la bancada de ese partido en la Cámara de Diputados mexiquense.

Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN fue diputada plurinominal (2009-2011), Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol), Secretaria de Educación Pública (SEP), regresó a la Cámara de Diputados y ex candidata a la Presidencia de la República. Nunca ha ganado una elección.

Alfredo del Mazo Maza compitió con Eruviel Ávila por ser el abanderado del PRI a la gubernatura del Estado de México, fue Secretario de Turismo del Estado de México y alcalde de Huixquilucan. Es nieto del ex gobernador mexiquense, Alfredo del Mazo Vélez, hijo del también ex gobernador del estado Alfredo del Mazo González y primo de Enrique Peña Nieto, presidente de México.

El único puesto de elección popular que Delfina Gómez Álvarez, candidata de Morena, ha desempeñado es como Presidenta Municipal de Texcoco. Antes fue profesora en la Secretaría de Educación del Estado de México, Subdirectora Auxiliar de Proyectos en la Secretaría de Educación del Estado de México y Directora escolar en la Secretaría de Educación del Estado de México.

Candidatos Edomex

4. Participación

Según información de Consulta Mitofsky, en los últimos años se ha observado un incremento de participación electoral. De mantenerse esta tendencia, se espera que en el 2017 haya una participación superior al 50% en Estado de México, donde en los últimos comicios de gobernador no ha rebasado 47% de participación que se dio en 1999. En 1993 se registró 64% de participación en las elecciones.

Participación Edomex

5. ¿Bastión priista?

El Estado de México tiene una población de más de 16 millones de personas, un 14% de la población del país, y su economía se basa en actividades como la fabricación de productos, el comercio y la agricultura. Es una entidad que sufre de diversos contrastes, lucha contra la creciente violencia y una corrupción incesante. El Estado de México rodea a Ciudad de México y ha absorbido una parte del impresionante crecimiento demográfico de la zona metropolitana. Ahí el PRI ha consolidado casi 90 años de gobiernos ejecutivos en la entidad y que Del Mazo busca perpetuar durante otros seis años. Sus adversarios han relacionado constantemente los gobiernos priistas y a la cúpula de la que proviene Del Mazo con privilegios políticos, la situación de la entidad, y otros males del país, afirmando que una victoria en las urnas el 4 de junio alargaría el control dinástico en la entidad.

Esas son las armas ideológicas con las que Morena planea arrebatar el estado al PRI. Morena no logró ganar ninguna gubernatura en la pasada oportunidad, pero tuvo un gran desempeño en las tres elecciones disputadas y ganó escaños en las votaciones locales. Es por ello que una victoria en el Estado de México le proporcionaría un gran impulso a las ambiciones nacionales del partido.

La más reciente encuesta realizada por Consulta Mitofsky, sobre las preferencias electorales para la elección, colocó a la candidata de Morena a la cabeza de las preferencias de voto con 24.4 por ciento. En un muy cercano segundo lugar se encuentra el candidato del PRI con 23.6%, en tercer lugar la candidata del PAN con 14.9% y Juan Zepeda del PRD, en cuarto sitio 13.6 por ciento.

Aunque el PRI quiere aprovechar la creciente ventaja con la que se ha llevado las elecciones desde 1999. Después de aplastar a sus opositores del PRD y PAN en 1993, en 1999 obtuvo una ventaja de siete puntos sobre su adversario del PAN, pero desde entonces las diferencias se volvieron a notar en el 2005 y 2011. Aunque como ya mencionamos en el punto anterior en los mismos años no se gozó de buena convocatoria electoral y el abstencionismo fue la norma (salvo en 1993).

Bastión Edomex