El robo de identidad es cada vez más común por lo que se ha convertido en una dura y muy costosa realidad. Cualquiera puede ser víctima de este delito, pero para evitar ser una víctima se debe proteger muy cuidadosamente la información personal, supervisar las cuentas y el historial financiero, y actuar rápidamente ante cualquier indicio de uso indebido de su identidad, según la Guía para Prevenir el robo de identidad del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

NOTICIA: Austeridad y poca especialización, enemigos de la protección de datos personales

El robo de la información de identidad no es el aspecto más perjudicial del delito, sino lo que los presuntos delincuentes pueden hacer con esa información: fraudes con tarjetas de crédito, estafas con préstamos hipotecarios y servicios, vaciar cuentas bancarias, entre otros.

Según datos del Banco de México (Banxico) revelados en el 2015, el robo de identidad va en aumento y nuestro país ya ocupa la posición número ocho a nivel mundial en este delito. Según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en el 2016, se registraron 78,788 posibles casos. La mayoría de los casos se registraron en contra del Grupo Financiero CitiBanamex, con 35,737 quejas.

NOTICIA: ¿Cómo proteger tus datos personales en Facebook?

El robo o suplantación de identidad implica que otra persona obtenga y se apropie de los datos personales (información relativa a las personas, que las identifica o hace las identificables) y haga uso no autorizado e ilegal de ellos. En muchos casos, este tipo de prácticas ilegales involucra también información relacionada con la actividad financiera de las personas (números de tarjetas de crédito u operaciones bancarias).

El robo de identidad se realiza en dos pasos. Primero, alguien roba su información personal. Segundo, el delincuente usa esa información para hacerse pasar por las persona y cometer los fraudes.

Según la Guía para Prevenir el robo de identidad del INAI hay tres tipos de métodos más comunes que se utilizan para el robo de identidad:

Aquellos que se realizan de forma tradicional, sin acceso a internet.

Los que sin acceso a internet se apoyan de alguna herramienta tecnológica.

Los que se realizan con acceso a internet.

NOTICIA: PGR, Veracruz y PGJDF, los que más vigilan las comunicaciones

En el apartado de los robos de identidad de manera cibernética, los fraudes son cada vez más complejos y sofisticados, ya que los actos ilícitos se cometen cada vez más por medios electrónicos. El 33% de las quejas contra la banca fue por posibles fraudes cibernéticos y el fraude cibernético tuvo un incremento de 123% según datos de la Condusef.

Para evitar padecer de este tipo de fraudes, te presentamos 10 consejos para prevenir el robo de identidad, según la Guía para Prevenir el robo de identidad del INAI:

1. Mantén seguros tus documentos personales en casa y cuando viajes

Todos los documentos personales, con información personal o archivos electrónicos, así como el NIP, el password (contraseña) y las claves dinámicas deben ser conservados en un lugar seguro (dentro y fuera del hogar), para evitar que personas extrañas tengan acceso a ellos. Utiliza un buzón de correspondencia con llave, y trata de recogerla lo antes posible; notifica de inmediato a los remitentes cualquier cambio de domicilio.

2. Destruye tus documentos personales cuando hayan dejado de ser necesarios

Al deshacerte de los documentos que contengan información personal o financiera, o las tarjetas de crédito o de débito vencidas, destrúyelos perfectamente. Antes de tirar la basura revisa que no contenga documentos con información personal, en caso de que así sea, destrúyelos por completo también y verifica que no sea posible extraer información personal por parte de terceros.

3. Piensa antes de publicar o compartir información personal

El uso de fuentes de fácil acceso y ricas en información, por ejemplo las redes sociales, en las que se puede obtener información sobre una persona, tal como: nombre, edad, fecha de nacimiento, fotografía, información de tipo familiar, escolar, laboral, entre otra, facilita a los delincuentes el robo de identidad. Utiliza distintas contraseñas y nombres de usuario para diferentes sitios. Antes de crear una cuenta en alguna red social asegúrate de haber leído sus políticas de privacidad. Configura la privacidad de tus redes sociales, no aceptes cualquier solicitud de amistad a menos que te encuentres seguro de conocer de forma personal a quien te la envía. Piensa antes de publicar información personal.

No compartas ni publiques más de lo necesario en tus redes sociales y configura niveles de privacidad entre tus contactos. Nunca envíes tus claves y NIP por correo electrónico y jamás los compartas con alguien. Asegúrate de cambiar tus contraseñas y claves de acceso con regularidad. De igual forma, construye una contraseña segura.

4. Protege tu computadora, tu smarthphone y tuTablet

Instala software de seguridad (antivirus) y contraseñas seguras, que no se relacionen con datos personales como fechas de nacimiento, números telefónicos o nombres de familiares, y utiliza combinaciones de letras mayúsculas, minúsculas y números. Siempre bloquea tú teléfono inteligente o cualquier otro dispositivo. No permitas el acceso remoto a tu computadora. Protege la información personal de tu dispositivo, no te conectes a redes inalámbricas que no tengan contraseñas. Descarga aplicaciones de tiendas oficiales y de desarrolladores confiables. Evita almacenar cantidades excesivas de datos personales sin cifrar en un dispositivo móvil, tales como nombres de usuario, palabras clave, información crediticia o de identificación personal, para evitar que tus datos sean interceptados si el dispositivo es extraviado. Antes de que dejes de utilizar, vendas o deseches tus dispositivos electrónicos, asegúrate de borrar tu información personal y restaurar la configuración de fábrica.

5. Limita el número de documentos personales que traes contigo

Procura traer sólo aquéllos que vayas a utilizar. Al acudir a un cajero automático llévate contigo los comprobantes de la operación, no los dejes en los botes de basura que se encuentran ahí. Protege tus contraseñas, no las escribas y guardes junto con las tarjetas o las coloques en tu celular o en algún otro lugar que sea susceptible de ser visto por terceros.

6. Ten cuidado cuando te soliciten información en persona, por internet o teléfono

Verifica la identidad de quien te la solicita y requiere información para descartar que se trate de un fraude. Elimina cualquier mensaje sospechoso o que solicite información personal o financiera, es mejor no abrirlos. Nunca ingreses tus contraseñas en algún sitio que te haya llegado por correo electrónico o chat. Ingresa directamente a la dirección oficial de la institución.

Evita intercambiar información personal o contraseñas en sitios no seguros. Ten cuidado de las ofertas que se publican en internet que son demasiado buenas para ser reales. No des clicks en links o vínculos que descarguen archivos y cierra las ventanas emergentes que puedan abrirse al navegar. No abras archivos adjuntos de un correo electrónico que provengan de un remitente desconocido.

Sé cuidadoso de la información que compartes en línea, verifica que tu información personal sea utilizada para propósitos legítimos. Instala en tu computadora paquetes de seguridad que te protejan contra amenazas tecnológicas y mantenlos actualizados. No proporciones información personal por correo electrónico ni por internet, a menos que tengas certeza que el sitio sea legítimo. Revisa las políticas de privacidad de los sitios que visitas para conocer el uso que se le dará a la información que proporciones.

7. Investiga si recibes tarjetas de crédito, servicios o artículos que no hayas solicitado

Debes estar también pendiente de la correspondencia que te haga falta. Suscríbete al servicio de ahorro de papel que ofrecen algunas instituciones financieras y compañías de servicios, para sustituir el envío en papel de tus estados de cuenta a tu domicilio, por el envío de éstos a tu correo electrónico, disminuyendo con esto la circulación de tu información personal.

8. Mantente alerta ante cualquier transacción bancaria inusual

Revisa constantemente tus estados de cuenta con la finalidad de que te cerciores que los cargos correspondan efectivamente a los que hayas realizado. Si detectas un error realiza la aclaración correspondiente lo antes posible. Verifica tus estados de cuenta y consulta tus movimientos, para identificar los que no recuerdes haber realizado, y revisa tu reporte de crédito de manera frecuente.

9. Procura tener siempre a la vista tu tarjeta de crédito o débito

Al pagar con tarjeta, no la pierdas de vista, solicita que te lleven la terminal al lugar donde te encuentres, por ejemplo, en restaurantes o gasolineras. Cuando teclees tu NIP en el cajero electrónico, o cuando llenes algún tipo de formulario con información personal debes tener cuidado con las personas que se encuentran a tu alrededor

10. Realiza transacciones seguras

No utilices equipos públicos para realizar movimientos bancarios o de compras por internet. Tu información puede quedar grabada en ellos con el uso de un software maligno. Asegúrate que el sitio que visitas para compras en Internet sea totalmente seguro y confiable. El proveedor debe informar su identidad, denominación legal, políticas de venta y privacidad, así como datos de su ubicación física.

Haz caso omiso de los mensajes en los que te comunican que has ganado un premio o te hacen una oferta especial, al menos que tengas seguridad plena de la autenticidad de los mensajes.

Cuando te soliciten tus huellas dactilares, asegúrate de limpiar la superficie del equipo electrónico en el que las hayas puesto, a fin de que no quede su imagen expuesta y pueda ser retomada de manera indebida. Una técnica común y sencilla de robar huellas dactilares es pasar una cinta adhesiva encima del equipo electrónico donde la persona proporcionó su huella, para copiar la imagen.

Si acudes a alguna institución o negocio para solicitar la cancelación de un servicio que no solicitaste, recuerda que podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que prevén el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, las leyes de las entidades federativas en materia de transparencia o protección de datos personales, y demás normatividad en la materia.

Antes de que proporciones información personal, solicita el aviso de privacidad o leyenda de información, para que puedas conocer quién utilizará tus datos personales, para qué fines, con quién se compartirán en su caso, cómo podrás ejercer tus derechos, entre otras características del tratamiento al que serán sometidos tus datos personales.

undefined

ruy.rebolledo@eleconomista.mx