A fin de contar, en un plazo de un año, con un organismo reestructurado acorde a las condiciones actuales de la migración, el comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Ardelio Vargas Fosado, garantizó una "limpieza completa" e incluso una "sacudida" al interior de la dependencia.

Entrevistado en la Secretaría de Gobernación, ofreció diálogo a las organizaciones civiles que han cuestionado su pasado como policía e incluso les pidió que "no se preocupen ni se asusten", pues " ser policía no implica ser alguien que tenga que ser rechazado por la sociedad, es un gran honor y una gran responsabilidad".

El funcionario subrayó que es necesario reconocer los problemas que hay al interior del INM, "y hacer una limpieza completa", para tener un Instituto Nacional de Migración reestructurado que se adecúe a las condiciones actuales de la migración mundial.

Al respecto dijo que se buscará conformar un núcleo "duro y confiable" del personal, de tal suerte que "seguramente viene una sacudida en la estructura, pero vamos a informarles puntualmente para que sepan cómo vamos", ofreció a los medios de comunicación.

Vargas Fosado confió que en un año se podrá contar con un instituto confiable y útil, que trabaje de cerca con las organizaciones de derechos humanos, y anunció que en breve se convocará a los Consejos Consultivos en materia de migración.

El comisionado puntualizó que entre sus primeras actividades está el recorrer las principales estaciones migratorias ubicadas en Iztapalapa, Chiapas y Quintana Roo.

mac