Parece que la lección de lo sucedido con los médicos residentes en abril no fue aprendida, pues dentro de las medidas de austeridad del actual Gobierno se están tomando decisiones que pueden detonar otra crisis similar; esta vez con los miles de pasantes de medicina, nutrición, odontología y enfermería que hacen su servicio social en las clínicas y centros de salud de las zonas rurales en todo el país.

La Secretaría de Salud recortará a la mitad la cantidad de apoyos económicos para estos pasantes, los cuales de por sí son ínfimos.

Todos los pasantes de las profesiones para la salud y ramas afines están obligados a prestar su servicio social como requisito curricular imprescindible para obtener su título profesional.

Son estudiantes que ya cursaron la carrera relacionada con medicina, y que para poder titularse deben prestar su servicio social en las unidades de primer nivel de atención, prioritariamente en las comunidades más pobres y alejadas. Y lo tienen que hacer aceptando una beca que puede ir de 600 a 3,600 pesos al mes dependiendo la carrera y el tipo de plaza elegido. Es decir, al igual que los residentes de especialidad, son mano de obra barata para el sistema de salud y en este caso sostienen gran parte del primer nivel de atención.

Sobra decir que con esa limitada beca los pasantes de servicio social tienen que sobrevivir en precarias condiciones por meses en la comunidad donde les toque, muchas veces en zonas totalmente aisladas, de alta marginación e inseguridad. De hecho con los índices delincuenciales en México, no son pocos los casos de médicos que prestando su servicio social han sido asesinados.

Pues ahora por la austeridad marcada por la Secretaría de Hacienda que lleva Carlos Urzúa, la Subsecretaría de Integración y Desarrollo de la Secretaría de Salud encabezada por Asa Cristina Laurell, está anunciando a los gobiernos estatales un fuerte recorte a las becas para dichos pasantes.

Están llegando oficios a las secretarías estatales de Salud informando que para el ciclo que inicia en agosto próximo (que anualmente es el más fuerte) las becas para pasantes de servicio social se reducen a la mitad. La pregunta es: ¿si no habrá suficientes pasantes en servicio social, quién atenderá en los centros de salud y clínicas rurales? Porque si la causa es presupuestal se entiende que tampoco hay dinero para pagar suplentes.

Por otro lado, ¿qué harán las universidades para sacar adelante la titulación de esos profesionales de la salud? Porque en la práctica si un estudiante de medicina o relacionadas no obtiene la beca de servicio social no logra plaza para ser pasante, y si no tiene plaza no se puede titular.

¿O estarán pensando nuestras actuales autoridades obligar a los pasantes a prestar el servicio social de manera gratuita, sin un peso de apoyo? Sería absolutamente injusto. ¿No se les podría pasar algo de los recursos de Jóvenes Construyendo el Futuro? Finalmente son profesionistas dando un servicio elemental y de alto valor a la comunidad.

Se pensaría difícil que los pasantes logren organizarse como lo hicieron los residentes en abril pasado cuya movilización terminó en una disculpa de parte del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador al aceptar en su conferencia mañanera que fue una gran equivocación querer restarles de su pago a los residentes médicos. Por eso decimos que tal parece que no se aprendió la lección.

Pero tras el ejemplo de los residentes no es descartable que la reducción de apoyos para médicos pasantes derive en grandes consecuencias, y el actual Gobierno tendrá nuevamente que retractarse de la medida para evitar otra crisis en el sector salud.

Lo más increíble es que este recorte presupuestal para becas de pasantes se está decidiendo no porque no existan los recursos. La partida para este fin ya había quedado reservada dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) aprobado para 2019. Se está decidiendo recortarlo haciendo caso omiso a lo aprobado por el Legislativo.  

Twitter: @MaribelRCoronel

 [email protected]

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.