Las mujeres, protagonistas de la FIL Oaxaca 2019

Cada vez que leo alguna historia sobre una mujer que se convierte en la primera de su género en conseguir algo: un triunfo deportivo, un espacio en la política, algún premio, tengo emociones encontradas. La inmediata es de un gusto inmenso, en principio el reconocimiento al trabajo que la llevó a alcanzar un espacio que era territorio exclusivo de los hombres; además, me llena de satisfacción saber que su historia será también inspiración para las siguientes generaciones y que su paso habrá dejado un camino más amigable para las otras que quieran transitarlo. Pero, por otro lado, el simple hecho de escuchar: “es la primera mujer que logra...” me transporta lejos de mi espacio y tiempo, y me da una perspectiva que me permite ver cuánto nos falta por hacer. Mientras sigamos teniendo espacios en los que por primera vez las mujeres estemos llegando, podemos ver con más claridad lo lejos que estamos de la tan anhelada igualdad.

Por eso celebro lo que sucedió en Oaxaca. Se llevó a cabo la Feria Internacional del Libro de Oaxaca, FILO 2019, y en su edición número 39 las protagonistas fueron las mujeres. Para conseguir un programa rico e interesante contaron con la asesoría de Tanya Huntington, Isabel Zapata, Verónica Gerber, Yolanda Segura, Jazmina Barrera y Yásnaya Aguilar, quienes conformaron el comité que armó el programa de la feria, denominado Escrituras para Reinventar la Vida. Páneles en donde la mayoría de las voces eran mujeres y se enfrentaron posiciones sobre temas como el feminicidio, el machismo y la brecha salarial entre otros. El documento de presentación del comité está escrito en lenguaje incluyente, el que se usa para hablar de todxs, el de la “x” que saca ronchas a los puristas del lenguaje porque aseguran que las mujeres estamos incluidas en lo masculino. Y cuando son estas brillantes mujeres quienes lo utilizan, su uso transita en segundos de la trasgresión a la norma. Están desde sus palabras cambiando la forma que tenemos de mirar al mundo.

Tener mayor presencia de mujeres en los foros de la escena literaria, en los programas de radio y televisión o en los espacios de opinión de los medios impresos no es una tarea sencilla, requiere primero de la voluntad de quien toma la decisión de otorgar esos espacios, de su capacidad para entender que la visión de la otra mitad del mundo (más de la mitad en México) es importante y, por otro lado, la disponibilidad, voluntad, tiempo, confianza y reconocimiento por parte de las mujeres para hacer escuchar nuestra voz.

El esfuerzo de la FILO 2019 no es en vano, sienta un precedente y los obliga, sobre todo a ellxs, a mantener un equilibrio de voces en las próximas ediciones. La cuota de género no es la obligación para llenar los espacios con mujeres, es el esfuerzo por resistir la facilidad, cubrir los lugares con los hombres de siempre, para encontrar a esas voces brillantes y talentosas de mujeres que no habían tenido lugar, sólo por ser mujeres.

Ésta fue la primera vez, pero no será la última y poder tener en el mismo lugar a tantas personas pensando, discutiendo y llenando la conversación sobre lo que nos duele y nos falta por hacer es sumamente esperanzador.

Pamela Cerdeira

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana

Columna invitada

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana. Conduce el programa "A Todo Terreno" en MVS Radio. Ha escrito para diversas publicaciones y trabajado en distintos espacios en radio y televisión.

Lee más de este autor