Tlaxcala es el estado con menor superficie territorial en México, únicamente supera al Distrito Federal, al representar 0.2% del territorio nacional. Con una temperatura media anual de 14 grados centígrados, el riesgo de heladas tempranas y/o tardías es permanente en gran parte de la entidad.

Si bien el clima pareciera no ser el más favorable, se desarrollan los cultivos de maíz, cebada, frijol, calabaza y tomate, así como los frutales de durazno, manzana, pera y ciruela.

Cabe destacar que en el 2010, Tlaxcala produjo 108,300 toneladas de cebada, es decir, 16.1% de la producción nacional. Gran parte del éxito se debe a la bondad de la gramínea: al necesitar menos unidades de calor que otros cultivos, se puede desarrollar en el clima del estado.

Tlaxcala fue, en el 2010, el tercer mayor productor de cebada del país, sólo superado por Guanajuato e Hidalgo. Asimismo, aportó 13.0% de la superficie nacional sembrada en el mismo año. Cabe mencionar que la cebada es el principal insumo de la industria cervecera nacional.

Adicionalmente, por su crecimiento en volumen de producción entre el 2007 y el 2011, destacan las cadenas de zanahoria, avena forrajera, cilantro, durazno y ovinos, con incrementos de 43.8, 27.9, 25.8, 11.3 y 5.0% a Tasa Media Anual de Crecimiento (TMAC), respectivamente. Según datos del Sistema Agroalimentario de Consulta (Siacon).

Principalmente, la dinámica de producción de los últimos cinco años se ve explicada por el crecimiento en la superficie sembrada de 51.6, 36.0, 7.0 y 2.1% a TMAC de avena forrajera, zanahoria, durazno y cilantro, respectivamente.

En cuanto al ganado ovino, el crecimiento de la producción de carne en canal se puede explicar por el alza de 5.5% a TMAC del ganado en pie, en el mismo periodo.

La cadena de zanahoria tlaxcalteca, la de mayor crecimiento en volumen de producción en el estado, pasó de representar 0.5% de la producción nacional en el 2007 a 2.2% en el 2011.

Asimismo, la cadena de avena forrajera pasó de producir 0.7% del total nacional a 3.1%, durante los mismos cinco años.

Ambos cultivos se caracterizan por tolerar bajas temperaturas e incluso heladas ligeras, por lo que se debe reconocer la conversión productiva del estado hacia productos más resistentes a sus condiciones agroclimáticas.?

*Luis Daniel Núñez Guzmán es especialista de la Subdirección de Diseño de Programas en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]