Hay una gran incógnita en torno a si el presente gobierno continuará con el modelo de Asociaciones Público Privadas (APP) para la construcción de nuevos hospitales. Hay dudas sobre las experiencias de los que ya existen pero considerando la enorme necesidad de infraestructura médica a la luz de la aspirada cobertura universal, no puede darse por cerrada la opción. Hay incluso varios contratos que el gobierno anterior dejó firmados y están pendientes de arrancar.

En una reciente visita al Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca (HRAE) pudimos percatarnos de que es un caso exitoso de APP hospitalario que está dando servicio médico de alta calidad en padecimientos complejos -oncológicos, cardiovasculares y neurológicos- a una región que antes no tenía opción más que venir a la ciudad de México.

El Hospital de Ixtapaluca fue construido como Proyecto de Prestación de Servicios (PPS, antecesor del modelo APP), fue concesionado al consorcio GIA+Asignia y Eductrade, bajo un contrato que vencerá en el 2035. Fue inaugurado a finales del sexenio calderonista y opera como organismo público descentralizado de la Secretaria de Salud federal.

Es un modelo donde el inversionista proveedor fondea, construye, equipa y -en este caso- presta servicios de apoyo; la tasa de retorno es obtenida por el inversionista con mensualidades que el gobierno va pagando a lo largo de 25 años. En este plazo el inversionistas igualmente continúa prestando servicios no médicos indispensables para la operación.

Hoy dicho hospital atiende pacientes de municipios del estado de México, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala y recién también ya le llegan referidos de hospitales públicos de la Ciudad de México. Sus instalaciones son modernas, amplias y de primer nivel e incluyen 28 especialidades clínicas, 19 quirúrgicas y 12 de servicios auxiliares y de diagnóstico. Opera todo lo de un hospital de tercer nivel: Imagenología, laboratorio, medicina nuclear, patología, radioterapia, quimioterapia ambulatoria, hemodinamia, acelerador lineal, banco de sangre, etcétera.

Está digitalizado al cien por ciento. Ello le permite operar bajo un modelo integral de gestión hospitalaria y presumir algo que no cualquier hospital público en México: tiene contabilizado el costo desglosado de 2,811 procedimientos. Es decir, puede ser referencia para verificar costos por paciente, por servicio, por patología, por insumo, y determinar por cada caso los niveles de subsidio, costo real de atención, costos por convenio e incluso generar controles farmacológicos y estudios de farmacoeconomía como el de un uso racional de antibióticos que le ha generado ahorros significativos.

Su director Heberto Arboleya Casanova nos comenta que el hecho de que el inversionista se haga cargo de mantener en óptimas condiciones el equipo y la infraestructura, así como otros servicios como limpieza y comedor, ha permitido una maduración del servicio médico y una mejor atención a los pacientes. Hoy está acreditado con 23 padecimientos ante el Seguro Popular, y a la fecha sigue operando igual previendo que sí le pagará la CNPSS como ha sucedido cada mes en los últimos años.

La APP hospitalaria es un modelo que realmente tiene poco tiempo en el país -menos de 10 años-, y requiere mejorarse, en particular en lo referente a garantizar los recursos humanos suficientes para cubrir la atención médica que es responsabilidad del Estado.

El problema es que la insuficiencia de personal médico ha derivado en que el hospital no pueda operar al 100% y tenga camas desocupadas cuando bien podría estar atendiendo muchos más pacientes.

Lo trágico es que con el Presupuesto de Egresos aprobado quedó establecido que habrá cero contrataciones de personal este año. Por tanto, este año el Hospital de Ixtapaluca seguirá subutilizado con todo y su infraestructura altamente tecnificada.

No hay duda que el modelo de APP hospitalaria hay que pulirlo, pero es un camino que no debe ser cerrado.

[email protected]

Twitter.com/MaribelRCoronel

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.