Los llamados servicios integrales (SI) hospitalarios nacieron hace unas tres décadas en México, y hoy en día tienen un rol protagónico sobre todo en el tercer nivel del sistema público de salud.

En los últimos tres sexenios los SI crecieron enormemente porque, en efecto, hubo mayor apertura a la participación privada, lo cual no tendría que verse como negativo si ello genera eficiencias y se hace bajo procesos de licitación y contratación transparentes. Estos servicios integrales se fueron extendiendo mucho también porque llegaron a resolverle la vida a los hospitales en torno a su gran dolor de cabeza: las salas de cirugía. Sencillamente cada año se hacen 5 millones de cirugías en el país, lo cual implica una voluminosa organización, logística y entrega puntual de insumos que, si no fuera pr los SI, se resolvería a costos mucho más elevados.

Hoy hay SI para todas las áreas de la medicina; sólo en las quirúrgicas entre los segmentos más fuertes están los de cardiología, ortopedia, anestesia y también en el ámbito de endoscopía o en intervenciones de mínima invasión. Otro renglón muy importante es el de SI para bancos de sangre. Sólo en bancos de sangre el valor de mercado de SI es de unos 11,000 millones de pesos. Y si se suman todos los servicios integrales, se estima que el sector público hospitalario mexicano viene invirtiendo unos 80,000 millones de pesos anuales en este rubro.

Ante ese enorme mercado, se entiende que sean cada vez más las empresas articuladoras de una múltiple gama de productos y servicios para agilizar y optimizar el funcionamiento de muchos procesos y procedimientos complejos para cualquier hospital. Si la operación de este tipo de servicios ya es difícil de comprender para quien no trabaja en un hospital, imagínese las licitaciones para su contratación.

El IMSS, entre sus miles de procesos de compra, arrancó en octubre del 2019 una licitación multianual de SI para procedimientos de mínima invasión por un monto máximo adjudicado de 2,782 millones de pesos. Es la licitación número LA-050GYR988-E6-2019.

El proceso de por sí se extendió por casi 5 meses pues el fallo salió hasta febrero. Las ganadoras fueron: Intermet con INT-PER, Vitalmex y sus empresas hermanas, Grupo Orinla, SI Oftalmológicas Triana,  Medicamex y la persona física Juan Francisco Solís González.

Sin embargo, aun cuando ya estaba culminada esta licitación, al final se atoró; primero por reclamos de los participantes, después por cambios en el Órgano Interno de Control (OI) y más tarde por la pandemia.

Tras casi 5 meses de expectativa, finalmente la semana pasada el Órgano Interno de Control (OIC) del IMSS decidió revocar todo el proceso.

Fue algo sorpresivo y ha dejado en ascuas a todo el sector, porque no sólo es la primera vez que se echa atrás una licitación tan importante y prácticamente concluida, sino porque los tiempos para el abasto están muy presionados.

Durante lo que va del 2020, se han estirado los contratos que vienen desde 2016 y se supone cubrían hasta 2019. Estos contratos se han prorrogado ya 3 veces; la última prórroga vence el 31 de agosto próximo.

Así es que el titular de Responsabilidades del OIC en IMSS, Jorge Peralta Porras y el de Revisión de Servicios Integrales, César Benjamín Pandal Martínez, deben apurarse con la nueva licitación.

Lo interesante es que en la resolución del OIC se menciona el criterio de evaluación binaria que ha permitido a empresas como Vitalmex y Endomédica, tener exclusividad de ciertas marcas de dispositivos médicos y con ese argumento conseguir el monopolio de servicios integrales básicos en los cuales tendría que haber competencia.

La pregunta es si se pondrá un alto a estos convenios de exclusividad que a todas luces son predatorios del mercado y que elevan artificialmente los costos de servicios hospitalarios.

[email protected]

Twitter.com/MaribelRCoronel

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.