¿Es mejor otorgar préstamos a los mandos medios y superiores para la adquisición de vehículos automotores o el arrendamiento de vehículos administrativos? Los órganos autónomos prefieren el primer esquema, aunque hay distintas modalidades. En algunas instancias existe un tope -400,000 pesos para el financiamiento, cantidad que puede ser empleada a discreción, pero en la mayoría de los casos, son especificados modelos que impiden el estreno de unidades de lujo.

En las épocas calderonistas, este tipo de créditos fueron utilizados por altos cargos de la administración pública para adquirir motocicletas, particularmente en la Secretaría de Hacienda, donde no había fronteras de género, aunque sí una marcada preferencia hacia BMW, por encima de Harley Davidson o cualquier otra.

El cambio de administración también fue un cambio en los usos y costumbres de la alta burocracia, que prefirió las unidades fabricadas por GM. Al arranque del 2013, recuerdan funcionarios vinculados a la asignación de esas unidades, las Chevrolet Captiva prácticamente fueron cooptadas por el gobierno peñista. Esa SUV estaba calificada como muy confiable para maniobras disuasivas.

A mediados de ese año, la Secretaría de la Función Pública implementó un convenio marco para el arrendamiento de vehículos terrestres, para el que calificaron casi medio centenar de empresas, entre distribuidoras y arrendadoras. Entre estas últimas están: Arrendomóvil, Ferbel Norte, Integra Arrenda, Tecno Alta Distribución, Transvan, TIP México y Unifin, por citar a las más competitivas.

Por tamaño, las dependencias más disputadas entre los proveedores son Petróleos Mexicanos, el ISSSTE y el IMSS, cuyo consejo técnico autorizó -a finales del año pasado la erogación de 88 millones de pesos para el arrendamiento, durante 48 meses, de 196 vehículos.

En este espacio se refirió que 10 de esas unidades son camionetas SUV con capacidad para siete pasajeros, entre ellas, las que están asignadas a la oficina del director general del IMSS. Y que el contrato fue otorgado, vía adjudicación directa, a TAD, firma propiedad del exfuncionario foxista Carlos Bayo Martínez, que a partir de marzo próximo recibirá 1.76 millones de pesos mensuales.

Este contrato servirá para renovar la mitad de la flota vehicular del IMSS dedicada a labores administrativas; se trata de 60 unidades sedan básico, 121 SUV de cuatro cilindros y cinco VAN, con capacidad para hasta 15 pasajeros, además de las 10 SUV para los altos mandos. El área contratante determinó el precio de adjudicación apegada a la cláusula cuarta del contrato marco, aplicado por primera vez por la Comisión Federal de Electricidad, el 5 de julio del 2013.

Acorde con la política de austeridad implementada por las autoridades hacendarias, se hizo un ajuste en el tipo de contrato de arrendamiento. Durante los primeros tres años del sexenio, el IMSS compró sus coches y con ello, tuvo que asumir los costos de los trámites administrativos (placas, derechos, seguros) y los de mantenimiento en todo el país.

Con el nuevo contrato, que comenzará su vigencia el 15 de marzo, se obtuvieron ahorros por 25 millones de pesos y un nuevo modelo de contratación. La licitación convocada por la Dirección de Administración del IMSS eliminó las especificaciones de los vehículos y los prestadores de servicio, normativa que no contempla el convenio marco. Y estableció que se podían ofertar coches iguales o equivalentes en todos los segmentos, para una mayor flexibilidad a los licitantes.

Con el nuevo contrato se pagará una renta mensual casi de la mitad por vehículos 2016 que la que se paga actualmente por vehículos 2013. Con ello se obtendrá un ahorro de más de 70 millones durante toda la vigencia del contrato, respecto del actual.

En el caso de los 60 vehículos sedan básicos, se pagará una renta mensual de 5,683 pesos, en comparación con 9,828 pesos que se pagan actualmente. Las 121 camionetas por las que se pagan mensualidades 19,836 pesos, se obtuvieron a 9,975 pesos mensuales por unidad. Un ahorro de casi 50%, en efecto, pero son activos que no serán propiedad del IMSS. El contrato con TAD será firmado el próximo 4 de marzo y estará vigente hasta el 30 de diciembre del 2019.

Anteriormente, la firma de Bayo ganó licitaciones en la Sedatu, la Conade, Capufe y el IMPI de Miguel Ángel Margáin, entre otras. Y ahora busca -vía la impugnación- quedarse con la renovación en el arrendamiento de las flotillas vehiculares de Pemex, que ganaron Integra Arrenda y Ferbel Norte, a finales del 2015.

EFECTOS SECUNDARIOS

ALERTAS. Hace dos años, en El Moro la sede central de la Lotería Nacional-, había una enorme preocupación por el Sorteo Magno del 24 de diciembre, pues en las arcas de esa institución, entonces dirigida por María Esther Scherman Leaño, no había reservas suficientes para pagar el premio mayor. Han pasado dos años y según la ASF, la creación de la reserva patrimonial que garantice el pago de premios sigue pendiente, lo mismo que la reducción de la cartera crediticia vencida. Sin finanzas sanas y con las ventas de sus productos en picada, la institución que ahora encabeza Pedro Pablo Treviño vive una etapa crítica e incumple con su función sustantiva: generar recursos para las aportaciones a la asistencia pública. Pronósticos Deportivos está en similares condiciones.

[email protected]