Hoy, de las 191 millones de toneladas de productos pesqueros, a nivel mundial, que reporta la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés), en el 2013, más de la mitad 51% (97 millones de toneladas) proviene de la acuacultura; tecnología para la producción controlada de las especies. Por su parte, la captura aporta 49%, con 94 millones de toneladas

La acuacultura se ha mantenido en una tasa media de crecimiento anual de 6.7% del 2000 al 2013, y representa la única alternativa para proveer de alimentos de origen acuático a la población.

Esta tendencia representa una oportunidad de negocio, en especial para el cultivo de especies de alto valor como el camarón, cuya presencia en el 2012 fue de 15% del valor total mundial de los productos pesqueros. Esta oportunidad ha sido aprovechada por países asiáticos como China, que produce 1.6 millones de toneladas por año, influyendo con esto en los precios internacionales. Por su parte, Tailandia cuenta con la capacidad de producción más tecnificada y competitiva del mundo con 600,000 toneladas anuales.

En México, la industria del cultivo del camarón data de la década de los 90; no obstante, su valor en el 2014 representó 23.8% de los productos pesqueros de México. Como todas las industrias, ha logrado éxitos y ha sorteado grandes retos. La producción acuícola máxima se registró en el 2009 con 133,000 toneladas; sin embargo, por problemas sanitarios, la producción disminuyo en 55% en el 2013. Esto obligó a los empresarios a mejorar su competitividad y sostenibilidad con protocolos sanitarios, innovaciones tecnológicas, uso de maternidades y siembra de crías de camarón más resistentes a las enfermedades, logrando que el camarón de cultivo aumentara 44.2% pasando de 60,292 a 86,950 toneladas del 2013 al 2014.

En el 2015 se han incrementado las exportaciones de camarón mexicano a los Estados Unidos, registrando al mes de agosto 11,239 toneladas, cifra superior en 90.36% a las 5,904 toneladas del mismo mes en el 2014; por valor, en agosto del presente año se exportaron 150.5 millones de dólares, siendo 50.5% mayor a los 99.9 millones de dólares de agosto del 2014.

En el estado de Sonora, durante el presente ciclo de cultivo, se sembraron postlarvas de camarón más resistentes a las enfermedades con densidades de 15 organismos por metro cuadrado, estimándose rendimientos de 1.8 a 2.0 toneladas por hectárea, con sobrevivencia de 60 por ciento. Se estima una producción de 25,000 toneladas en las 10,000 hectáreas en la costa de Hermosillo, y a nivel nacional el pronóstico es de 107,600 toneladas en el 2015.

El día de mañana comentaremos más de las oportunidades de negocio de esta promisoria industria.

*Martín Téllez Castañeda es especialista de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]