En la primer parte de esta nota, mencionaba el contexto de producción de grano en México y refería la producción de temporal y los factores climatológicos que la afectan

Respecto de este tema, existe una opción vigente: la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés) ha definido a la Agricultura de Conservación (AC) como una tecnología viable, sostenible y alternativa económica a las prácticas tradicionales de producción de cultivos .

En los últimos 15 años al duplicarse la superficie mundial destinada al uso de este método muestra que esta tecnología no debe ser vista como una moda temporal, el sistema por sí mismo se ha establecido como una alternativa a la que se le debe poner cada vez más atención por parte de académicos, extensionistas, productores, industrias e instituciones relacionadas con la agricultura.

Agregaría que ante el cambio climático la Agricultura de Conservación despunta como una de las alternativas probadas para contrarrestar o atenuar los efectos de dicho fenómeno y mantener o reforzar la competitividad de la agricultura de temporal en armonía con el cuidado ambiental.

De manera inquietante, la adopción de la AC en nuestro país difiere mucho del crecimiento de la misma a nivel mundial; rebasándose ya los 110 millones de Ha en el norte y sur de América: 36 millones, Estados Unidos; 19 millones, Canadá; 32 millones, Brasil, y 29.5 millones Argentina. En México la FAO reporta solamente 42 mil Ha.

El desconocimiento sobre los beneficios de esta nueva tecnología genera urgencia por la mayor difusión de la misma a todos los actores del sector agrícola, haciendo énfasis en la capacitación a productores y técnicos para la obtención de su cabal comprensión, procurando su próxima implementación.

En Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) se tiene conciencia de esta necesidad y desde hace más de 25 años, a través de su Centro de Desarrollo Tecnológico Villadiego, en Guanajuato, ha emprendido una campaña permanente para capacitación y difusión de la Agricultura de Conservación, con importantes contribuciones a la aceptación y aplicación de esta práctica.

En Jalisco, estado líder en producción de maíz, se demuestra la experiencia institucional aunada a personal calificado en la materia, por lo que en el 2015 hemos establecido una serie de proyectos en función a la Agricultura de Conservación, para promoción y difusión en zonas productivas representativas.

Hasta el momento los resultados en el desarrollo de los cultivos son destacados, por efecto, principalmente, de la conservación y estabilidad de humedad en el suelo en un ciclo con mucha irregularidad en lluvias.

Asimismo, se estructura un amplio esquema de difusión para que los avances y resultados de campo contribuyan a motivar a productores, técnicos asesores, intermediarios financieros e instituciones vinculadas al sector. Se pretende generar un mayor conocimiento e implementación de esta alternativa tecnológica probada, misma que sigue demostrando sus bondades productivas, económicas y ambientales; condiciones tan oportunas en el presente, cuando el clima parece estar reaccionando a los descuidos y excesos de la actividad humana.

Fuente: ONU–FAO IV World Congress on Conservation Agriculture.

*s es especialista en Promoción de la Residencia Estatal Jalisco de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]