¿Acabará el subejercicio en el 2020? Arturo Herrera está consciente de lo costoso que ha sido el no ejercicio oportuno del presupuesto en el 2019.

Tener dinero y no gastarlo puede ser una virtud en el ámbito de lo privado. Es todo lo contrario cuando se trata de presupuesto público: es un problema, casi un pecado, si apelamos al léxico religioso. A Petróleos Mexicanos (Pemex) se le asignaron 271,656 millones de pesos para invertir en obras para el 2019; al término de octubre, sólo había licitado contratos por 76,153 millones de pesos, equivalentes a 28% del total para el año. Para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fueron 41,460 millones, de los cuales sólo ha licitado 8,501millones de pesos, 20.5 por ciento. En el caso de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), las licitaciones suman 1,401 millones, 16% de un presupuesto asignado de 8,526 millones de pesos.

¿Cuál es el problema de no gastar? De Pemex se espera que se convierta en un detonador del crecimiento económico y el desarrollo regional. Es la mayor empresa de México y el presidente López Obrador apuesta por revivirla a través de la inyección de miles de millones de pesos. Para que esto ocurra, la empresa debe ejercer en tiempo y forma el presupuesto que le fue asignado. Si no gasta los recursos, en vez de motor, se convierte en un freno de mano. El presupuesto sirve para activar la economía, cuando se gasta o invierte eficientemente. No sirve de nada si se queda guardado en las arcas o languidece en alguna cuenta bancaria. El monto subejercido por Pemex suma decenas de miles de millones de pesos. Se traduce en empleos no generados, infraestructura física que no se actualiza y proveedores que no pueden crecer.

Con la CFE y la Conagua, podemos ver cómo el patrón se repite. Al terminar octubre, alrededor de 80% del presupuesto no se ha asignado o ejercido. Hay casos más graves, por ejemplo, Aeropuertos y Servicios Auxiliares. De 3,000 millones de pesos, sólo se había licitado 9% hasta el 31 de octubre. Se trata de presupuestos mucho menores que el de Pemex, pero con niveles de subejercicio que nos da permiso a hacer preguntas incómodas: ¿están los directivos capacitados para ejercer el presupuesto que recibieron?

¿Por qué ocurre el subejercicio? En un primer año de gobierno es lógico que el gasto no se ejecute con tanta velocidad. Un ejército de nuevos funcionarios asume cargos y se lleva un tiempo en dominar el territorio administrativo. Este proceso que cabe dentro de la famosa curva de aprendizaje vale para explicar el primer trimestre y, en caso extremos, el primer semestre. El problema es que ya concluyó el primer año y la curva parece no haber concluido.

¿Qué tanto el subejercicio es un efecto no deseado de la austeridad que pregona López Obrador? Vale la pena aclarar que este artículo se refiere al presupuesto de obra de las dependencias. No contempla el gasto corriente, donde ahorrar, por lo general, es una buena práctica. Es un hecho que en la administración pública se ha producido un efecto AMLO, donde hay un afán ahorrador en el uso de los recursos públicos. Es posible que esta “mística” esté generando efectos secundarios nocivos, cuando algunos funcionarios no entienden la diferencia entre bajar el gasto corriente y cerrar la llave de la inversión o las obras. Es verdad, también, que la ofensiva anticorrupción está inhibiendo la toma de decisiones cuando se trata de asignar contratos.

¿Acabará el subejercicio en el 2020? El secretario de Hacienda hará todo lo posible para que esto ocurra. Arturo Herrera está consciente de lo costoso que ha sido el no ejercicio oportuno del presupuesto en el 2019. Si Petróleos Mexicanos, la Comisión Federal de Electricidad y la Comisión Nacional del Agua hubieran gastado eficientemente los recursos que se les otorgaron, quizá, en vez de hablar de recesión técnica, estaríamos hablando de otro año de crecimiento positivo, aunque fuera mediocre.

[email protected]

Luis Miguel González

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.