Los cómics y libros que me inspiraron el amor a la Patria

En su columna de hoy, Concepción Moreno aborda un tema muy interesante y abre un debate en el que quiero participar: qué obras nos hicieron sentirnos mexicanos.

Dice Concha:

Digámoslo bien claro: más que cantar el himno nacional o hacer honores a la bandera, lo que forma la identidad nacional es la música, la comida, los juegos, las narraciones y los dicharachos y groserías que uno aprende mientras va creciendo. A la hora de insultar, de celebrar un gol o de bailar, no da lo mismo ser español que argentino o mexicano .

Así, ella y unos amigos se dieron a la tarea de buscar los cómics y los libros que los hicieron mexicanos.

Y yo también quiero decir los míos.

En cómics, para mí no es la multicitada Familia Burrón o los monos narizones de Abel Quezada, misma que se queda muy atrás de Los supersabios.

Al leer los viejos números de la tira cómica que guardaba mi padrastro, me sentí francamente orgulloso de vivir en el mismo país que Paco, Pepe, Panza (entre otras cosas porque eso me daba la posibilidad de, quizá, encontrarme a la bella Polita) y por supuesto del Genial (ups, se me fue la mayúscula... pero la dejo) Germán Butze, el autor.

En libros, ni hablar: Rulfo, más con El llano en llamas que con Pedro Páramo.

También Ricardo Garibay, con La casa que arde de noche y Fiera infancia y otros años.

En ese mismo tenor, debo hacer, no sin cierta pena, una confesión: Incluiría Cantar de ciegos (una vez más, los cuentos y no Aura, la novela) de Carlos Fuentes. Pena porque detesto en lo que se ha convertido este escritor, de quien hace algunos lustros no me gusta ni un libro.

Y quisiera hacer un añadido, porque, más que cómics o libros, entiendo que hablamos de letras, y para esas no hay mejores ni más mexicanas que las de las canciones de Chava Flores.

Dice Concha que con diez novelas se Spota se avienta al Zócalo envuelta en lábaro patrio, a mí me bastarían Los quince años de Espergencia , El retrato de Manuela , Los gorrones y El crimen del expreso .

¿Y a ti?

... Hey, deberíamos hacer una aplicación de Facebook con esta idea.