El pasado martes hablé un poco acerca de las personas que viven a crédito y cómo eso les impide crecer y construir un patrimonio. Pero hay que tener cuidado: el crédito en sí no es malo, simplemente es una herramienta que, si sabemos usar con inteligencia, nos puede ayudar a lograr ciertas cosas más rápido.

Pero, si la usamos mal, nos puede afectar significativamente. Por eso es tan importante tener cultura financiera: para tomar decisiones adecuadas.

Pero vale la pena reflexionar por qué la gente se endeuda en primer lugar. Razones hay muchas, pero se han identificado en algunas encuestas tendencias que influyen en ello. A continuación algunas de ellas:

1. El ambiente. Las empresas tienen que vender, y una de sus herramientas importantes es hacerlo a crédito. Con o sin intereses. Por eso vemos que casi todas las tiendas comerciales o departamentales ofrecen promociones para pagar a plazos. De esta manera la gente puede comprar aun sin tener el dinero, comprometiendo su flujo de efectivo futuro.

2. El mal otorgamiento del crédito. Hay bancos que le prestan dinero incluso a gente que no puede pagar, que ya está muy endeudada. También hay empresas especializadas que atienden este nicho: corren un riesgo elevado pero lo compensan con tasas de interés de usura, que la gente desesperada se ve obligada a aceptar porque no tiene más opción. En México la gente no compara y muchas veces acepta el préstamo que le ofrecen, sin conocer las condiciones del mismo.

3. La falta de previsión y de cultura financiera. La mayoría de las personas desafortunadamente no lleva un control de sus recursos, por lo que adquiere sin saberlo varias deudas, creyendo que las podrá pagar. En efecto, probablemente todas ellas podrían ser sufragadas de manera individual; sin embargo, en conjunto exceden la capacidad de pago que se tiene.

4. El pesimismo y la baja autoestima. Se ha comprobado que personas de baja autoestima tienden a sentirse derrotadas cuando tienen cargas muy pesadas. Entonces, si se endeudan, aunque puedan todavía pagar, tienden a bajar los brazos, empeorando aún más su situación. Son víctimas de su propio pesimismo.

5. El optimismo y la alta autoestima. Por el contrario, una alta autoestima también puede ser un problema, porque puede provocar que la gente confíe demasiado en su capacidad de pago y en que lograrán salir bien de situaciones comprometidas. Por eso adquieren deudas sin pensarlo demasiado. Esto hace que cualquier incremento en tasas de interés les provoque una crisis de liquidez, haciéndolas caer en mora. Sin embargo, aun en casos extremos tratan de negociar con sus acreedores y de salvar su posición.

6. La diferencia entre los hombres y las mujeres. Se ha demostrado que las mujeres que llevan la responsabilidad financiera del hogar lo hacen de manera mucho más ordenada que los hombres. Pero si no se involucran en las finanzas del hogar y en la elaboración de presupuestos, tiende a ocurrir lo contrario: gastan de más.

7. Los sentimientos. Es sabido que cuando la gente está triste, o siente un vacío emocional, tiende a llenarlo de distintas maneras. Una de las más socorridas es comprarse algo lindo, que les haga por un momento sentirse bien... hasta que llegan los estados de cuenta de las tarjetas de crédito. Hay otros que son propensos a hacer compras compulsivas, especialmente cuando son tentados con alguna oferta que parece atractiva.

8. Los patrones de conducta. La gente muy desordenada suele ser mucho más propensa a tener deudas que aquella que es metódica, porque por naturaleza tienden a hacer planes y presupuestos que les llevan a tener un control más cercano de sus propios recursos.

Desde luego, podríamos escribir páginas y páginas acerca de este tipo de factores que influyen en el sobreendeudamiento de la sociedad, particularmente en las clases media y media alta. Valdrá la pena pensar acerca de nuestra propia situación y darnos cuenta de si nos identificamos con algunos de ellos.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas

jlanzagorta@eleconomista.com.mx

JoanLanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com