El desdén que le profesa el presidente a los temas que no entiende o no comparte dentro de su agenda son notorios. El de la mujer y las feministas, las estancias infantiles o en general todo lo que tiene que ver con la agenda de genero le resulta ajeno y tedioso. Además supone con frecuencia que en realidad son escusas para que otro tipo de grupos adquieran una voz y un bastión de lucha.

Para no ir más lejos, recientemente acuso a los movimientos de mujeres de estar infiltradas por grupos conservadores y opositores a su gobierno. Lo mismo piensa de los que le están haciendo una campaña a Félix Salgado Macedonio. Unos conservadores, neoliberales y grupos de interés que no confían en el pueblo bueno para que decidan si Salgado debe ser candidato o, para todos efectos, gobernador de Guerrero. A pesar de que él tiene la obligación de hacer valer las 5 investigaciones que pesan por violación sobre la controvertida personalidad de Félix Salgado. Es decir, hacer cumplir la ley.

Aunado a lo anterior la oposición en general, ha sido incapaz de traer esos temas de genero a la agenda y con ello encabezar una oposición contra la 4T y su líder el presidente de México. Bueno, casi todos, porque en Movimiento Ciudadano han llegado con hechos, que valen más que mil palabras a reclutar a por lo menos tres candidatos que de facto ponen sobre la mesa una agenda que incomoda a la 4T y al presidente.

En efecto, sin ser militante de dicho partido, asombra la sensibilidad que ha mostrado MC frente a la incapacidad de crear una agenda por parte de la oposición y confrontar al presidente y su insensibilidad a los temas de género y de diversidad.

El primer ejemplo lo pone MC, postulando a Tere Vale a la Alcaldía de Miguel Hidalgo. Tere Vale es una antigua contrincante de AMLO. Comenzó allá en el año 2000 cuando Democracia Social la postuló para el gobierno de la Ciudad de México. Es inolvidable la arrastrada que Vale le dio al Peje en el debate por ese puesto de elección popular. Con la propuesta de MC, en los hechos pone a un personaje conocido, relacionada con la izquierda socialdemócrata, una verdadera izquierda y alguien que podrá crear una agenda propia y alternativa a los desfiguros del presidente y de la jefa del gobierno capitalino. Tere Vale es además psicóloga, maestra en antropología y una conocida defensora de los derechos de género y de la diversidad. Va a ser una campaña interesante.

El segundo caso es Ruth Zavaleta. MC ya la hizo su candidata para el gobierno de Guerrero. Ruth fue una lideresa conocida, surgida en las filas de la ciudad, en particular de Iztapalapa, identificada con una izquierda razonable y de avanzada. Doctora en derecho por la UNAM y famosa por haber logrado evitar como presidenta de la Cámara de Diputados, diversos peligros de posibles actos de inconstitucionalidad. Su candidatura en Guerrero manda un mensaje ulterior. Ante un probable violador, la oposición postula a una mujer, para las elecciones.

En tierra, además de los muchos puntos que Ruth será capaz de aterrizar en los hechos MC propone confrontar al conocido y atrabiliario candidato de Morena con una persona de razón y defensora de los derechos de la mujer y de la diversidad. De nuevo el contraste se antoja muy interesante.

Mención aparte merece y por otras razones, la postulación de Luis Donaldo Colosio Riojas al gobierno de la ciudad de Monterrey. Estudiado, razonable con una visión de la política moderna y sin los maniqueísmos y las diatribas en las que se ha convertido la política nacional. Basta ver la entrega 35 de Loret de Mola en Latinus, para celebrar que si se puede hacer política de manera distinta y con una visión muy lejana de la división y las acusaciones fáciles.

Lo que de todas maneras, más llama la atención, es porque MC puede de manera factual y con personas concretas generar una agenda y mandar un mensaje de oposición razonable y moderna y el resto de los partidos han recurrido mejor a parientes, caras viejas, deportistas, actores y actrices para confrontar a otro actor de todas las mañanas y a un partido sin ideología, sin rumbo, sin agenda y al servicio de una sola persona. ¿Habrá tantos intereses creados en los partidos que es imposible salirse de las relaciones familiares o de complicidad implícita? No deja de llamar la atención, porque MC le ha puesto cascabel al gato con sus acciones. Nada más, pero nada menos tampoco.

Miguel González Compeán

Abogado, politólogo y economista

Columna invitada

Ensayista e interesado en temas legales y de justicia. actualmente profesor de la facultad de derecho de la UNAM.

Lee más de este autor