No creo que sea relevante a qué hora cierra el establecimiento, el bar, restaurante o antro. No considero relevante si una persona mayor de edad decide beber refresco light, una, dos, o tres cervezas. Si le gusta tomar alcohol destilado o fermentado, frío o caliente, derecho o mezclado. En el caso de Celia Lora, lo que se me hace relevante es que haya tomado las llaves de su auto y haya conducido bajo los efectos del alcohol.

Y es relevante porque la madrugada del viernes murió arrollado Pedro Corona Ávalos, de 34 años de edad, casado y papá de dos niños.

Los peritajes, la reconstrucción de hechos y la declaración de testigos determinarán si Celia es la responsable de su muerte pero, por vía de mientras, sí se sabe que ella estaba ebria, que su Volvo se estrelló en el Periférico, y que sí está involucrada en el fallecimiento.

Este miércoles 18 de mayo, a las 9 de la mañana Celia entró la cárcel para mujeres de Santa Marta Acatitla donde esperará sentencia. Ella se entregó.

A mi me gusta el TRI; me conmueve el dolor de Alex y Chela Lora; no me imagino lo que estará pasando por la cabeza de su hija Celia Lora, de 26 años. Pero, cuando se dice que no hay que manejar ebrio es para evitar que haya más Pedros Coronas.

Podemos pedirle al cantinero que nos sirva otra copa, por favooor. Pero después de visitar La Curva y enfiestarnos, llamémosle a un taxi; total, al día siguiente mandamos por el carro.

Les comparto este video que me envió mi hermana Fer.

CÓPIENLO Y REENVÍENLO