La semana que está concluyendo ha sido de combates para el proyecto de la 4T, tanto en el frente externo como en el interno. Fideicomisos, libertad de prensa, elecciones locales, pandemia y la constatación de que Trump y el presidente López son almas (populistas) gemelas.

AMLO llegó con un bono mucho mayor que el de Vicente Fox en el año 2000. Parecía un gobierno de izquierda o al menos eso creían muchos de sus seguidores. Los eternos suspirantes por las utopías. La realidad es que como gobierno de izquierda ha traicionado a los ingenuos y como gobierno de derecha populista, que lo es, ha fracasado. La imagen de la 4T se desmorona, pero arrastra al país consigo.

En el frente externo, las descalificaciones se multiplican, todavía con cierta prudencia. Por un lado, el pasado 19 de octubre se conoció que un grupo de más de 700 científicos de todo el mundo de prestigiosas universidades, entre las que se encuentran Harvard, Oxford, Yale, Cambridge, Stanford y el MIT, firmaron un manifiesto en apoyo de los fideicomisos de ciencia mexicanos. Esta “Carta en apoyo de los científicos mexicanos”, hace un llamado a los legisladores para que preserven esta clase de fideicomisos.

No resultó. En larguísimas jornadas la mayoría morenista y sus aliados se impusieron. Pero no todo fue en vano, afuera del Senado un grupo de manifestantes (víctimas de violencia, científicos, alumnos, artistas, etc.) dejó claro su enojo. Adentro, las oposiciones legislativas refrendaron la idea de que hay batallas que valen la pena, aunque se pierdan.

Por otro lado, en un informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se señala que México padece: "una restricción parcial de la libertad de expresión y prensa". Entre abril de 2019 y mayo de 2020 el panorama mexicano en la materia es de “retrocesos”. A la letra dice: “Si bien no puede afirmarse que la libertad de expresión esté amordazada, algunas acciones institucionales del Estado mexicano tienden a condicionarla con efectos negativos para las instituciones mediáticas, los periodistas y la sociedad en general”( ... ) el presidente López: “ha marcado la agenda informativa de los medios de comunicación, con un protagonismo exacerbado, en cuyos discursos los ha estigmatizado y descalificado” y que “las acciones de los poderes legislativo y judicial han sido más omisas que diligentes y se han distinguido por estar alineados al poder ejecutivo”.

Libertad de prensa y apoyo a la ciencia, dos temas nodales junto con derechos humanos. El Ejecutivo y su corifeo subrayan que no se limita la libertad de prensa. ¿Lo dicen porque las principales plumas todavía pueden escribir y decir lo que quieren?, ¿lo aseguran porque no hay persecuciones abiertas? Algunos partidarios del presidente se atreven a decir, tímidamente, que hay libertad de prensa, pero que hace mal el mandatario en denostar a los medios todos los días. Estos son los audaces.

En ciencia y arte se asegura que no fallarán los apoyos... a quienes ellos escojan. Los burócratas de mente estrecha al poder. Pero, ¿por qué creer que habrá apoyos sin condicionamiento?

En el frente interno, los López (Obrador y Gatell) se hacen bolas con la amenaza de un rebrote. En la tarde, Gatell dice que hay el riesgo de rebrote; en la mirada mañanera del presidente dice que no y el otro López (Obrador) rechaza tajante la posibilidad: él ya ha vencido al Covid-19, los muertos que se las arreglen como puedan porque ya no caben en la narrativa presidencial.

Lo cierto es que no hay un rebrote porque nunca hubo una disminución radical. En realidad, el brote (original) se fue ralentizando, pero ahora los datos semanales de contagios indican que la pandemia se está acelerando. En los últimos tres días el promedio diario de contagios fue de 6,415, un dato que no se había visto desde la semana comprendida entre el 27 de julio y el 3 de agosto.

En otro tema del frente interno, mucho se ha dicho del resultado de las elecciones locales en Hidalgo y Coahuila. Que si fue una derrota de MORENA, que lo fue del presidente, que en realidad no fue una derrota, que no es el resurgimiento del PRI, etc. ... Hay interpretaciones para casi todos los gustos, pero hay algunas cosas que vale la pena considerar. Resulta extraño que el presidente López no se haya pronunciado sobre los resultados. Él, que no pierde oportunidad de atacar a sus adversarios, no opinó ni para hablar de los malos resultados de su partido. Tampoco parece estar interesado en las disputas que se dan en MORENA.

De todas las pérdidas de la semana para la democracia y las instituciones, tal vez la más amarga es el acoso cada vez mayor a la libertad de prensa. Populismo, ultraderecha y narco la acechan.

rrg