Es una tendencia mundial de la que México no queda exento, la creciente preferencia de las audiencias por contenidos audiovisuales ofrecidos por plataformas de streaming. Al respecto, las autoridades regulatorias han emprendido la búsqueda de nivelar las condiciones de mercado con otros modelos de difusión tradicionales, como la televisión abierta, restringida o de paga.

En efecto, en 2021 las plataformas de streaming se han consolidado como principal vía de acceso a series y películas originales y de estreno. A ello ha contribuido también el efecto de la pandemia con el cierre de salas cinematográficas y la proliferación de alternativas para la visualización de estos contenidos audiovisuales durante el primer año pandémico.

Con base en esto, diversos órganos reguladores alrededor del mundo han comenzado a equilibrar las condiciones operativas, tributarias y competitivas que prevalecen en el ecosistema que integra a estas plataformas con jugadores tradicionales.

No obstante, hoy se transita a paso veloz hacia un escenario en el que apliquen, a plataformas de streaming, las obligaciones que cumplen la TV abierta y de paga, por ejemplo, aquellas relativas al contenido transmitido y de atención al consumidor.

Reino Unido, vanguardia regulatoria digital. El gobierno británico ha emprendido una iniciativa desde su Ministerio de Cultura para actualizar las reglas aplicables a jugadores de radiodifusión (BBC, ITV y Channel 4) y buscar nivelar el terreno competitivo con las plataformas de video bajo demanda por internet.

El objetivo es que estas últimas cumplan con los estándares de imparcialidad, equidad, daño y ofensa que hoy son aplicables a jugadores tradicionales. Al mismo tiempo, se incorporaría a servicios de streaming dentro del marco normativo que regula la provisión de contenidos directos al consumidor bajo la supervisión y jurisdicción de Ofcom, autoridad reguladora de la radiodifusión, telecomunicaciones y el servicio postal en el Reino Unido.

Con ello, se coloca la primera piedra para conformar un ecosistema equitativo de distribución de contenidos audiovisuales.

Otras referencias internacionales. En lo que va del año, dos países asiáticos han extendido las obligaciones en materia de contenido a las plataformas de streaming que operan en el país. En el caso de India ya comienzan a utilizar reglas similares a las aplicables a jugadores de televisión y durante 2021 se emitirá un código de prácticas para los servicios digitales. Por su parte, Indonesia levantó la prohibición que tenía sobre Netflix y otras plataformas al comprometerse a seguir las reglas en materia de violencia, pornografía y terrorismo, así como responder a quejas de los consumidores en un periodo menor a 24 horas.

En la región de Latinoamérica, países como Argentina, Brasil y Colombia ya cuentan con precedentes que buscan equiparar las obligaciones en el mercado de contenidos audiovisuales, con proyectos e iniciativas que regulen de la misma manera a plataformas de streaming como se hace a la TV abierta y de paga.

Estas iniciativas en curso en el plano internacional, sientan la base para avanzar en la materia en México, con un sistema impositivo y regulatorio que grave de manera equitativa las transacciones e ingresos que tienen lugar en el mundo físico, así como en aquel digital.

Sin duda, son pasos primeros de un proceso continuo de ajustes al marco normativo global, del que México no está exento y que en el mediano y largo plazos contribuirán a emparejar el piso competitivo tanto entre países, como entre empresas en esa dualidad de lo físico y lo digital.

@ernestopiedras

Ernesto Piedras

Director General de The Competitive Intelligence Unit

Inteligencia Competitiva

Lee más de este autor