Existe una nueva tendencia entre los creadores de contenido musical de plataformas como YouTube (en su mayoría millennials), que consiste en tomar canciones y someterlas a un efecto sonoro que permite vivir una experiencia sumamente realista, casi como si estuvieras en un concierto virtual.

Este efecto se percibe exclusivamente con audífonos y lo que hace es que “engaña” al cerebro en el momento que intenta detectar de dónde proviene el sonido; recrea la sensación de estar rodeados de altavoces y cada uno nos proporciona información diferente; a grandes rasgos es como si tratara de imitar cómo suena la naturaleza.

La música 8D juega con la percepción de los sonidos en tu cabeza; cuando un sonido viene del lado izquierdo, lo percibimos más intenso en la oreja izquierda y viceversa. Esta música hace creer a tu cerebro, a través de diversos efectos, que el sonido proviene de un espacio concreto añadiendo dimensiones como arriba y abajo, no solo izquierda y derecha, tal como sucede en los conciertos.

La tecnología detrás

La música 8D también conocida como sonido 3D, audio binaural, inmersivo u holofonía, intenta imitar la sensación de escuchar una grabación binaural al crear un efecto de sonido tridimensional, a diferencia de las grabaciones estéreo normales que solo manejan canales izquierdo y derecho.

Esta tecnología fue descubierta en los años 80 rompiendo con la concepción funcional lineal de nuestros oídos, demostrando que ubicamos los sonidos en el espacio en ángulos de 360º y no de manera recta.

Ahora bien, para grabar sonido estéreo se utilizan dos micrófonos, uno para cada oído; para generar sonido 8D se utiliza una maqueta de cabeza humana como micrófono que registra tanto el sonido que pasa por las orejas como el que pasa por toda la cabeza. También se juega aumentando el volumen de algunos instrumentos o bajando el de otros.

Los creadores de música 8D están utilizando softwares y algoritmos de reverberacioón especial que permiten manipular las diversas partes estéreo de una canción para recrear el funcionamiento de nuestro sistema auditivo, pero que funciona únicamente con audífonos, porque sin ellos la sensación se desvanece y pierde su finalidad.

Las mejores pistas 8D tienen mayor sutileza en el movimiento auditivo, creando así la ilusión de que estás en medio de una sala de conciertos mientras toca una banda.

Los beneficios

En YouTube podemos encontrar muchos videos y pistas de audio populares de distintas generaciones convertidas en música 8D y disfrutarlas es realmente una experiencia diferente; sientes cómo la música tiene la capacidad de transportarte y que va más allá de tus oídos; te traspasa y te envuelve.

Es por ello que este tipo de música ofrece un extra a tecnologías como la realidad virtual que exige audio que reaccione a la posición de nuestra cabeza para sumergirnos completamente en la experiencia o también en los videojuegos donde mejoraría de manera significativa su uso. Lo mismo podría suceder incluso al implementarla en producciones cinematográficas; estamos frente a un abanico de posibilidades donde podremos escuchar con nuestro cerebro, más allá de con los oídos.