Cuando se registra el pico más alto de contagios del Covid-19 en México, y a 51 días de que inició la jornada nacional de la sana distancia, el gobierno  anuncia el reinicio de actividades productivas; el regreso “a la nueva normalidad”.

En el contexto de los severos estragos por la parálisis económica a la que obligó la pandemia mundial, reflejados en nuestro país, en la pérdida de 555,000 empleos sólo en el mes de abril; la caída de la producción industrial de 4.9% y la estrepitosa caída en producción, exportación y ventas en el mercado local de la industria automotriz, entre otros muchos indicadores negativos, el gobierno mexicano, decidió llevar adelante el reinicio sectorial de actividades productivas.

Está claro que el cinturón prioritario para el re-encendido de los motores productivos corresponde con la cadena de valor de proveeduría de Estados Unidos.

De hecho, México parece estar tomando la decisión de regresar a la actividad, más por la presión de Estados Unidos que por lo que ha presumido el presidente de México en una frase: que México ya domó a la pandemia del Covid-19.

Hasta cierto punto, tiene lógica la decisión del gobierno mexicano.

Si su principal socio comercial reinicia actividades y México no lo hace, pondría en riesgo importantes eslabones de las cadenas de valor en la que existe una clara y profunda integración comercial. Además, está a punto de entrar en vigor la nueva versión del acuerdo comercial trilateral: T-MEC.

El general sanitario encargado de la guerra contra el Covid-19, el subsecretario de Prevención, Hugo López-Gatell, ha reconocido públicamente que el dicho presidencial es más una expresión de aliento que una realidad.

Con todo y que la curva del contagio no se ha logrado “achatar” como es deseable, las autoridades sanitarias han concedido el reinicio gradual de actividades.

El plan de reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas, contempla tres etapas: una que inicia el 18 de mayo, otra de preparación del 18 al 31 de mayo y la tercera que arranca 1 de junio, cuando termina la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Se incluyeron entre las actividades esenciales, que podrán reiniciar actividades: a las industrias automotriz, minera y construcción.

México está tomando una decisión muy importante, en la que intenta conjugar el cuidado de la salud de los mexicanos con el reinicio de las actividades.

López-Gatell  reconoce que este reinicio implica una especie de ejercicio de “prueba y error” como el que se está realizando en todo el mundo para continuar con el cuidado de la salud de la población y al mismo tiempo echar a andar los motores de la economía. Veremos qué resultados arroja la estrategia gubernamental en México.

La pandemia mundial del SARS-COV-2 puso a todos los gobiernos del mundo en la disyuntiva entre la protección de la salud de sus pueblos o la de sus respectivas economías.

Con su irrupción y creciente contagio en el mundo, el Covid-19 colocó a los mandatarios del planeta en esa encrucijada.

Está por verse qué suerte corre la estrategia de cada gobierno.

El punto es que al final, las decisiones del gobierno, se traducirán en menores o mayores cantidades de enfermos y muertos.

O en mayores o menores impactos negativos en la economía nacional.

Al tiempo.

Atisbos

SEGUROS.- El costo promedio de pago por atención médica por paciente para una aseguradora es de 390,000 pesos. Pero el caso de mayor monto que se ha liquidado hasta este momento, son 14 millones 400,000 pesos. Según cifras de la presidenta de AMIS, Sofía Belmar, en el corte al 3 de mayo pasado la industria había pagado un monto total de 273 millones de pesos por 701 casos.

SORPRESA.- En escenario inesperado, HR Ratings destaca la estabilidad financiera de Veracruz. Modifica su perspectiva sobre la entidad y pasa de estable a positiva. La calificadora proyecta disminución de la deuda y mayor crecimiento.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.