Durante varios años he leído acerca de los enormes retos que tienen las mujeres en el manejo de su dinero y en la construcción de un patrimonio. hoy en día, muchas mujeres son profesionistas, emprendedoras o líderes en su comunidad. Pero también son cabezas de familia y madres que luchan por sacar todos los días adelante a sus hijos y darles mayores oportunidades. En este sentido, tienen un papel central en nuestra sociedad y en la economía de nuestro país.

No obstante, sigue existiendo una enorme y terrible inequidad de género. A muchas mujeres en México se les acosa, se les ultraja, se les maltrata, se les mata. A esto se tienen que enfrentar todos los días. Además, por si fuera poco, también tienen que luchar contra desventajas e injusticias laborales.

Incluso en países desarrollados como Estados Unidos, las mujeres sufren condiciones desiguales. En ese país, ellas tienden a vivir, en promedio, de seis a ocho años más que los hombres. Pero cuando llegan a la edad de retiro, lo hacen con tan sólo las dos terceras partes de los recursos que ellos.

En México la situación es mucho peor. De acuerdo con el estudio Equidad de Género en Pensiones, publicado por la Consar, las mujeres cotizan menos semanas que los hombres y por lo tanto el ahorro que acumulan en su afore es menor. ¿Por qué? Muchas suelen verse obligadas a interrumpir su carrera laboral para tener hijos o cuidar de ellos. Pero además, como todos sabemos, ellas suelen ganar menos que los hombres por hacer el mismo trabajo, lo cual resulta terriblemente injusto.

Dado que las mujeres viven más que los hombres (esto también es una realidad en México), ellas necesitarían acumular un ahorro para el retiro mayor que los hombres. Lamentablemente, no es así.

Por otro lado, la industria financiera ha sido tradicionalmente construida por los hombres y para los hombres. Por eso, la mayoría de los productos están diseñados con sus necesidades en mente. Afortunadamente hay ya algunas excepciones: seguros con coberturas específicamente para las mujeres o cuentas bancarias con condiciones preferenciales o beneficios exclusivos para ellas. Pero falta mucho por hacer. De hecho el mundo de las inversiones sigue siendo eminentemente masculino y enfocado en “ganarle al mercado”. Aunque ellas cuando se animan suelen ser mejores inversionistas que los hombres, porque son más pacientes y se enfocan en sus objetivos, más que en los rendimientos de corto plazo.

También hay factores culturales. Los padres (y las madres) tienen conversaciones diferentes de dinero con sus hijos que con sus hijas. A ellas se les enseña más que nada a ahorrar y hacer presupuestos; a ellos a construir negocios o a invertir. De hecho, parecería increíble, pero en algunas familias las mesadas o los “domingos” son diferentes para los niños que para las niñas. Ahí empieza la inequidad en el ingreso.

Ahora bien, 90% de las mujeres es totalmente responsables de su dinero en algún punto de su vida, quiera o no. En parte por su mayor esperanza de vida, en parte porque cerca de la mitad de los matrimonios terminan en divorcio.

Conozco de primera mano varias mujeres profesionistas y exitosas que confiaron a su marido el control total del dinero de la pareja. Cuando se separaron, algunas no tenían idea de cuánto dinero había ni cómo y dónde estaba invertido. También me ha tocado ser testigo de familias en donde el marido fallece y ni la esposa ni los hijos tenían la menor idea de su situación patrimonial, si existía o no un seguro de vida, si se debía o no la casa. De ese tamaño.

Afortunadamente, parece que el discurso de la equidad de género empieza a permear en la manera de pensar de muchos mexicanos. Poco a poco, la situación parece estar cambiando, pero con mucha lentitud. Necesitamos hacer más. Es muy importante que se sigan generando políticas públicas que permitan reducir y terminar, de una vez por todas, con la brecha entre los hombres y las mujeres, para que ambos tengan las mismas posibilidades de planear su futuro y construir un patrimonio.

Mientras tanto, corresponde a las mujeres controlar su propio destino y tomar decisiones de vida que les permitan construir un patrimonio o lograr una pensión digna, que les permita no depender de nadie.

Suscríbete a https://PlaneaTusFinanzas.com y obtén de manera gratuita el minicurso Los Seis Pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera. Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com