El daño por el rompimiento de la cadena de insumos de salud en el país ha llegado a niveles nunca antes vistos y en esa dimensión andarán seguramente los costos sociales y económicos derivados del desabasto que sufren las instituciones médicas del sector público y, por ende, los pacientes que están cubriendo sus tratamientos de su propio bolsillo.

A estas alturas el ahorro que se consiga por parte de la compra consolidada de UNOPS -cuyo esperado fallo se sigue retrasando inexplicablemente- ya no tendrá la mayor importancia pues más bien en los hechos será anulada por los incuantificables costos del desorden y la increíble falta de planeación.

El problema es que el caos desatado a partir del 2019, incrementado en el 2020 por la pandemia, ahora en lo que va del 2021 se ha magnificado derivado del “sálvese quien pueda” que emitió el Insabi en febrero (por el ya famoso oficio INSABI-UCNAMEM-CA-91-2021).

Las compras hechas por las instituciones a partir de ese banderazo que les abrió la puerta a adquirir lo que puedan y como puedan para cubrirse en lo que llega la compra UNOPS, van revelando el tamaño del caos en el mercado público de medicamentos y demás insumos médicos, y lo incuantificable que significó el error de haber dejado suelto y sin cobertura el primer semestre.

Hablando sólo del IMSS -el jugador más importante en este sector-, para tener una idea del enorme esfuerzo que está haciendo para surtirse, ponemos aquí unas cifras obtenidas por el Instituto Farmacéutico (Inefam):

En el primer trimestre el IMSS de Zoé Robledo convocó 1,356 procedimientos de compra, de los cuales ha emitido unos 654 fallos para comprar 33 millones de piezas por un importe de 5,900 millones de pesos. Aunque suene mucho, esto no le alcanza ni para cubrir una sexta parte de sus necesidades pues en un trimestre normal dicho instituto consume no menos de 250 millones de piezas.

El punto -y es por lo que hablamos de los elevados costos- es que conforme el análisis de Enrique Martínez, de Inefam, los precios a los que está comprando el IMSS son 87% en promedio superiores respecto de los conseguidos en igual periodo del 2020. La inflación para la canasta del IMSS está descontrolada. El IMSS, que representa la mitad del mercado farmacéutico gubernamental y en términos de piezas adquiere 70% del total, ha perdido la brújula. Qué se puede esperar del ISSSTE. Insabi e institutos estatales.

Lo más preocupante es que hay varios factores que hacen temer continuidad del desorden para el segundo semestre.

Por un lado, la tardanza en el fallo de la megacompra consolidada de UNOPS hace prever que los fabricantes no alcancen a entregar en junio como se ha dicho. Se suma la carencia de farmoquímicos (la materia prima básica de los medicamentos) por los problemas en India. Y aparte, la indefinición en torno a la distribución porque es la hora en que Insabi no sabe cómo y quienes serán las empresas que harán el reparto hasta la última milla.

La ventaja de hacer compras consolidadas es que permiten eficiencias a partir de comprar mayores volúmenes y en forma planeada para que las proveedoras compren materia prima con anticipación, y así lograr una cadena de insumos ordenada que genere ahorros. Por eso las compras consolidadas del IMSS lograban ahorros significativos año tras año. De 2014 a 2016 se anunciaron ahorros por más de 14,000 millones de pesos. La mega compra UNOPS tenía por eso todo el sentido del mundo.

Pero el desorden previo, a estas alturas está resultando demasiado costoso, aparte de empalmes con las de UNOPS. Inefam encontró por lo pronto traslapes en 334 claves que el IMSS ya adjudicó en el primer trimestre y están entre las solicitadas y ya ofertadas para la compra de UNOPS.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor