La publicación presenta una serie de cifras enfocadas en la situación actual de las pequeñas y medianas empresas, la acumulación de los recursos económicos, las barreras para emprender en el país, las propuestas de AMLO en esta materia y diversas voces de expertos que califican como positivos estos programas.

En las primeras hojas detalla que el proyecto del candidato puntero en las encuestas no está en contra de la globalización y que “busca que los beneficios de un México abierto al mundo se distribuyan de manera más equitativa”.

Al responder la pregunta de qué propone el proyecto de nación, Pejenomics hace seis planteamientos:

  • Fomentar la diversidad de actores en el sector bancario y propiciar condiciones para la competencia.
  • Crear un fondo mixto de inversión pública y privada para detonar proyectos de infraestructura.
  • Aumentar y diversificar las exportaciones.
  • Aplicar una política de cero endeudamiento y baja inflación.
  • Consolidar destinos posicionados e incentivar nodos de desarrollo turístico regional en zonas con potencial.
  • Favorecer los programas universales que detonan el consumo y las economías regionales.

Bajo el título “México: un país de grandes empresas”, el compendio rechaza que Andrés Manuel quiera nacionalizar las empresas y señala que el problema es que muy pocos empresarios logran triunfar en el país, que el sistema actual no ha generado las condiciones para que exista una competencia justa y destaca que cuatro mexicanos acumulan 9% del Producto Interno Bruto del país.

En las “propuestas de crecimiento” señala que el proyecto de nación tiene diversas ideas para fomentar el crecimiento de las grandes empresas, como no aumentar ni crear nuevos impuestos, generar el ajuste fiscal mediante la reingeniería del gasto público, crear un plan de desarrollo integral con régimen de zona libre para atraer inversión en la frontera norte y apoyar los cultivos para abatir el déficit comercial en ese segmento.

En materia de emprendimiento plantea apoyar cada año a 200,000 jóvenes emprendedores que requieran herramientas para desarrollar su plan de negocio e iniciar una empresa, incursionar en nuevos sectores como la manufactura 3D y la nanotecnología; crear laboratorios de innovación y fomentar inversión para la investigación y crear oportunidades para los grupos olvidados y los sectores desfavorecidos. Asimismo, señala la necesidad de fomentar el desarrollo de alta tecnología en sectores como energías limpias, programación y robótica.

En el caso de las pymes, delinea la creación de un consorcio de estas empresas mexicanas para fomentar economías a escala, apoyar con capital y deuda al consorcio; crear un Fondo de Capitalización, Industria y Tecnología; alcanzar la soberanía alimentaria a través de la reactivación de ciertos sectores de la industria y asegurar a pequeños productores campesinos una canasta integral de servicios públicos básicos. En materia de economía nacional indica incrementar la producción de contenido nacional en sectores estratégicos, poner en marcha 10 sistemas agroalimentarios regionales, aumentar el turismo interno con paquetes destinados a segmentos de bajos recursos, crear programas nacionales con metas multianuales de inversión en desarrollo urbano, educación, agua, drenaje, alumbrado y vivienda.

La publicación concluye con los perfiles de Graciela Márquez Colín, Carlos Urzúa, Gerardo Esquivel, Jesús Seade, quienes integrarían el gabinete económico de AMLO en caso de llegar a ser presidente.

Es una lástima que esta presentación de su primer plan de gobierno esté lleno de vaguedades, buenas intenciones y señalando muchas ideas que ya lleva a la práctica el actual gobierno.

*Máster y doctor en Derecho de la competencia, profesor-investigador de la UAEM y socio del área de competencia, protección de datos y consumidores del despacho Jalife& Caballero.