Javier Jiménez Espriú renunció a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Es la tercera renuncia que recibe y acepta el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El común denominador de las renuncias de funcionarios de alto nivel es el desacuerdo con el Jefe del Ejecutivo.

Jiménez Espriú se va porque no está de acuerdo con la militarización de los puertos.

Su renuncia la filtró desde hace casi una semana.

El presidente de la República decidió recibirlo casi ocho días después de que el ahora ex funcionario fechó su carta de renuncia.

Apenas ayer jueves 23 de julio, lo recibió y aprovechó para, al mismo tiempo dar a conocer al relevo: el ingeniero Jorge Arganis.

Muy probablemente López Obrador hizo esperar a Jiménez Espriú para tener listo el nombramiento.

Lo cierto es que no sorprende que el presidente de México le haya aceptado la renuncia.

No sorprende, porque el Jefe de la Nación ha dicho y repetido que quien no está con él, está en su contra.

Obviamente, al interior de su gabinete, no acepta discrepancia alguna. Lo vimos con el tema del tapabocas y el regaño público del que hizo objeto al actual Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, al que por cierto ha desmentido públicamente cuatro veces, con esta última. Jiménez Espriú discrepó de la decisión presidencial de militarizar los puertos.

Prefirió irse. Y el presidente López Obrador prefirió que se fuera.

Previamente había aceptado la renuncia de su secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

En público, durante una mañanera, el presidente de la República contó, que el ex titular de las finanzas públicas le había ofrecido unos días para hacer pública su renuncia, con el propósito de no afectar a los mercados.

El mandatario recordó que le había dicho a Urzúa: “no, de una vez. No pasa nada”. Le aceptó la renuncia y de inmediato designó a Herrera.

La gota que derramó el vaso entre el ex secretario de Hacienda y el Jefe del Ejecutivo fue el Plan Nacional de Desarrollo. El entonces titular de Hacienda presentó un documento apegado a los criterios económicos. Al presidente de la República no le gustó y escribió un manifiesto político. Urzúa ha relatado las diferencias profundas que tuvo con algunos otros integrantes del equipo de gobierno.

En particular con el director de la CFE, Manuel Bartlett, a quien no le concede el mayor respeto intelectual en materia económica, aunque si le reconoce mucha habilidad política.

Hoy está claro que Urzúa seguramente tampoco comulgó con el ahora ex secretario de Comunicaciones y Transportes, por la cancelación del NAIM, decisión con la que el ex secretario de Hacienda nunca estuvo de acuerdo. También fue notable la renuncia del que fuera director del IMSS, Germán Martínez, quien se fue porque no estuvo dispuesto a aceptar las directrices que desde Hacienda buscaron imponerle.

Su salida se registró en medio de un gran escándalo mediático.

Otra renuncia de un nivel inferior aunque notable por la cercanía que mantuvo con el Presidente, es el de Asa Cristina Laurell a la Subsecretaría de Integración y desarrollo del Sector Salud.

En una columna que escribió para el periódico La Jornada explico que renunciaba porque el secretario de Salud, Jorge Alcocer y el titular del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Antonio Ferrer, querían desaparecer el área a su cargo, lo cual —desde su punto de vista— representa “un golpe” y “una amenaza” al sistema de salud.

Advirtió que la intención era centralizar su área en la Subsecretaría de Prevención encabezada por Hugo López-Gatell.

Los que han renunciado, lo han hecho porque se oponen a las decisiones presidenciales.

Le han renunciado, el que inicialmente le dio credibilidad ante los mercados financieros; el ejecutor de la decisión de cancelar el NAIM e inició la construcción del aeropuerto de Santa Lucía y el responsable de la principal institución de seguridad social del país.

Atisbos

BANCA FUERTE.- Según la CNBV que encabeza Juan Pablo Graff, los bancos cuentan con amplios recursos de capital y reservas crediticias  para enfrentar potenciales pérdidas por impago de créditos o su reestructuración.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.