Existen factores externos que afectan la rentabilidad de las actividades agropecuarias, como son los altos costos de los insumos, el bajo precio de sus productos, problemas de comercialización, factores climáticos, entre otros.

En estos factores, el productor no puede influir. Lo que sí puede hacer es realizar acciones que le permitan producir más, con mayor calidad en el producto y reducir costos en su parcela, en su rancho.

Actualmente, muchas empresas agropecuarias tienen baja rentabilidad porque sus sistemas de producción no son los adecuados, requiriendo del apoyo de un consultor técnico para incorporar tecnologías y procesos que mejoren la productividad de la empresa lo más rápido posible.

Desafortunadamente, se cuenta con pocos consultores técnicos especializados que estén dando su asistencia técnica a los productores de medios y bajos recursos. En los últimos 15 años ha crecido la consultoría de gestión, de elaboración de proyectos, de obtención de subsidios, de gestión de crédito y muy poco la consultoría técnica.

Por lo anterior, existe un gran mercado para el consultor técnico, donde el productor paga si obtiene resultados medibles; técnica y financieramente. Además, existen instituciones del sector agropecuario que apoyan a los productores para que paguen el servicio de consultoría. Por su parte, el consultor debe mantenerse actualizado para ser competitivo.

Por poner un ejemplo, en la agricultura existen temas básicos que, con el apoyo de un consultor, se pueden mejorar y que a corto plazo se verían los resultados, tales como:

• Siembras oportunas o en su fecha óptima.

• Adecuada densidad de siembra con semilla certificada.

• Fertilización balanceada.

• Control de plagas y malezas.

Como verán, parecería que lo anterior, por lo básico está resuelto. Pero no; hay mucho por mejorar en esos procesos básicos, donde un consultor puede ayudar a resolver. Además, la necesidad de consultoría técnica se tiene en todas las actividades productivas del sector rural.

La consultoría técnica funciona cuando se establece la relación ganar-ganar, en la que el consultor ofrece un servicio que cobra y el productor incrementa sus ingresos, motivo de dichos servicios y que le permiten cubrir dicho costo.

*José María Castro Marín es jefe del Centro de Desarrollo Tecnológico Tantakin en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]