El día de ayer delimitamos las actividades en la industria del maíz y su importancia desde la perspectiva de los ingresos generados, abordaremos el tema de la importancia de la generación de valor o riqueza.

Así pues, en orden descendente por los ingresos generados, los segmentos de la industria del maíz más importantes son: la fabricación de alimentos para animales; la elaboración de aceites y grasas comestibles; la manufactura de botanas; la elaboración de tortillas de maíz; la obtención de harina de maíz; la producción de féculas almidones y derivados, y la fabricación de cereales para el desayuno.

Todas las actividades en la industria del maíz, en mayor o menor medida, generan ingresos, presentan rentabilidad y aun pagan impuestos. Ahora bien, ¿esto significa que la industria del maíz genera valor económico o riqueza?

Con la información disponible en el Inegi es factible determinar el valor agregado en la industria, el cual es estimado como el valor económico generado por las inversiones en la actividad, considerando el costo de capital. Este indicador es adecuado para estimar la generación de riqueza económica. Los resultados de los ingresos generados por las diferentes actividades de la industria, así como la estimación del valor agregado, los observamos en la gráfica.

Son actividades generadoras de valor en términos absolutos y en orden descendente; la fabricación de cereales para el desayuno; la elaboración de tortillas de maíz y nixtamalización; la industria de harina de maíz. En cambio, existe una clara pérdida de valor en la elaboración de botanas; en la elaboración de féculas, almidones y derivados; en la fabricación de alimentos para animales y en la manufactura de aceites y grasas.

La elaboración de alimentos pecuarios es la actividad que presenta el mayor ingreso, además tiene un margen de rentabilidad positivo. Sin embargo, es una actividad que no genera valor; existe una transferencia del mismo hacia la ganadería, por su integración de forma vertical a la misma.

El conjunto de actividades generadoras de riqueza aporta 3% del valor de las inversiones totales en la red. En contraparte, las empresas en descapitalización presentan un indicador de -3.4%; el balance de aportación de valor es de -0.4% del valor de las inversiones totales. En otras palabras, es una red que prácticamente no está generando valor agregado o riqueza.

Bajo esta perspectiva, el análisis de la generación de ingresos y sus costos en el análisis de rentabilidad no es suficiente para definir si una actividad sectorial es rentable. Resulta trascendente que en las redes de valor agroalimentarias se genere riqueza, es decir valor.

*Luis Ángel López Ibarra es especialista de la Subdirección de Evaluación Sectorial del FIRA. Los puntos de vista expresados reflejan exclusivamente una opinión acerca del análisis de la industria y no necesariamente coinciden con el punto de vista oficial de FIRA.

Industria del maíz

[email protected]