En Estados Unidos 15 mexicanos han sido condenados a la pena de muerte, 51 más esperan su turno

Los mexicanos siguen ocupando el primer lugar en la lista de extranjeros sentenciados a muerte en Estados Unidos.

Ahí, un total de 15 mexicanos han sido privados de la vida, luego de haber sido condenados a la pena capital.

El primero fue Agapito Rueda, quien murió en la silla eléctrica en El Paso, Texas, en 1924. Le siguieron 14 más y a pesar de que Estados Unidos forma parte de la Convención de Viena, que establece el derecho del detenido a contactar a su consulado para recibir asistencia legal, éste no siempre lo respeta y ha permitido muchas ejecuciones, en franca violación al referido tratado.

De acuerdo con el Centro de Información sobre la Pena de Muerte (DPIC, por su sigla en inglés), 51 nacionales de México esperan su turno en el llamado “corredor de la muerte”. En el grupo se halla una mujer: Dora Luz Gudiño Zamudio, sentenciada por el homicidio de sus tres hijos, en 1994.

El método más común es la inyección letal, pero todavía en 1997 el mexicano Pedro Medina fue ejecutado en la silla eléctrica en el estado de Florida.

México coincide con Amnistía Internacional en calificarlo como un castigo cruel e inhumano, y a través de un programa de asistencia jurídica a mexicanos ha intentado, no que sean perdonados, sino que su pena sea conmutada; es decir, que si fueron hallados culpables de un delito grave, puedan compurgar su condena en prisión, sin ser ejecutados.

En este sentido, el mes pasado se registró un avance muy importante. Después de 37 años en espera de una inyección que lo privara de la vida, una Corte de apelaciones en Estados Unidos anuló la sentencia contra el mexicano Carlos Avena Guillén.

De acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores, independientemente de si el estado de California decide volver a juzgar al señor Avena —en una nueva fase de la sanción—, a partir de este fallo histórico, el connacional ya no enfrentará la pena de muerte. Literalmente, una de cal por las que van de arena.

El caso Avena sienta un precedente fundamental, ya que éste fue uno de los connacionales incluidos en la demanda que México presentó en el 2003 contra EU ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU, que resolvió que este último país sí violó el derecho a la asistencia consular de 51 mexicanos sentenciados a muerte.

A pesar de lo anterior, desafortunadamente hay decenas de mexicanos que aún esperan la fecha fatal, principalmente en Texas y California, y para 14 de ellos, la inyección de veneno ya fue aprobada y podría aplicárseles en cualquier momento.

El gobierno de México debe redoblar esfuerzos para defenderlos porque el saldo es muy negativo. En los 100 años de existencia de la pena de muerte en EU, sólo dos mexicanos (Ricardo Aldape Guerra y Mario Flores) han logrado impugnar sus condenas con éxito, recuperando su libertad.

[email protected]