Hace una semana, después del incremento de infectados en Italia, las declaraciones de Angela Merkel con respecto a la dimensión del problema y la decisión de Trump de cancelar vuelos de Europa a Estados Unidos, a varios de nosotros, apenas, nos empezó a caer el veinte de la seriedad de la pandemia del Coronavirus.

Una semana más tarde el mundo esta completamente paralizado; eventos públicos y privados cancelados, más de 32,500 vuelos cancelados (flightStats by Cirium), miles de escuelas cerradas, millones de empleados trabajando desde casa y millones de pequeñas empresas cerradas. La crisis y el caos están aquí y ahora; los mercados, desplomados; los gobiernos, rebasados; los sistemas de salud, colapsados, y la población mundial, mareada con información desconcertante.

En un esfuerzo por generar información responsable y evitar publicaciones falsas, alarmistas e irresponsables, Google, Facebook, Microsoft, Twitter y Reddit se unieron con ese fin. Aunque el objetivo primario son las audiencias norteamericanas, la naturaleza digital de estas empresas permitirá que la información sea permeada a todas las regiones del planeta.

Este esfuerzo requiere del trabajo adicional de periodistas, empresas de medios y audiencias para tomar con la seriedad necesaria las repercusiones que las noticias precipitadas, mal fundamentadas, falsas e irresponsables pueden causar. Lo que más requiere la población mundial en estos momentos es unión y solidaridad.

Ante una crisis como la que enfrenta la humanidad es y seguirá siendo entendible que se cometan errores por parte de líderes políticos, líderes de opinión y autoridades competentes. En nada suman las críticas, la grilla, el bullying cibernético y las quejas.

Si a la fecha hay algo cierto que se sabe que es que la única y mejor manera de disminuir la propagación de la pandemia es a través de una importante reducción en la interacción física, quizá esa sea la herramienta más poderosa que los individuos tenemos para poner nuestro grano de arena en apoyar al mundo y protegernos a nosotros mismos ante este enorme problema. Es simple.

La otra gran herramienta es la propagación de información responsable y la abstención de repetir o difundir información de dudosa procedencia, alarmista, tendenciosa o meramente mal intencionada al respecto.

Hoy más que nunca, toma de nuevo relevancia el valor del periodismo responsable, la información oportuna y un esfuerzo coordinado y conjunto por autoridades de todos los países involucrados para difundir información de valor y mitigar el miedo y el daño colateral que puede traer la pandemia.

Cito a Leopoldo Gómez en su columna de este martes Tercer Grado en Milenio: “No es momento de ganar la nota”, sino de generar información útil y que sume. Ya estamos hartos de notas sensacionalistas, con tilde político-populachero y amarillistas.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor