Alejandro Llano, en su libro Repensar la Universidad afirma que la “Universidad es sismógrafo de la Historia”. Esta es la frase que inmediatamente me vino a la cabeza al momento de pensar escribir estas líneas, con dedicatoria a mi Alma Mater y con motivo de la inauguración de Ciudad UP, el nuevo campus de la Universidad Panamericana, ubicado en Bosque Real, Huixquilucan, Estado de México.

La Universidad es sismógrafo, porque es espacio idóneo para comprender lo que está en boga, lo que ya es y lo que viene, o como se diría en nuestra generación, está cargada de insights y trends para observar, sentir, cuestionar, experimentar y estudiar. Es un lugar en el que se comienzan a sentir los grandes movimientos que vendrán. 

La construcción de la primera etapa de Ciudad UP termina en plena pandemia, en el marco de un momento político global complejo, de una situación histórica que ha traído pérdidas, cambios en nuestros hábitos y rutinas, así como la irrupción estrepitosa de un mundo nuevo.  Siguiendo la idea de Alejandro Llano, para mi no hay duda de que este paso firme de la Universidad Panamericana es reflejo claro de la esperanza que nos trae futuro, de su compromiso con el humanismo cristiano, con la construcción de un mundo mejor, con la educación en la verdad y con la persona de cada uno de los integrantes de su comunidad. 

Por azares del destino, junto a mi oficina en la Sede Santa Fe, se encontraron las oficinas de los encargados de este enorme proyecto. Recuerdo con mucho cariño esos momentos. Pude ser testigo del trabajo incansable de todas y todos: las idas y venidas, la preparación de eventos para donantes, las reuniones con los ingenieros, las llamadas, la preparación de tantos materiales, presentaciones… del siempre incansable liderazgo del Dr. José Antonio Lozano, de todo el equipo, de la Dra. Fernanda Llergo, en su momento Vicerrectora general y de la Rectoría de la Universidad Panamericana; tantas y tantos que durante años se han dedicado en cuerpo y alma a lograr que Ciudad UP sea una realidad. 

Confieso que fue personalmente emocionante ver el video de la inauguración de Ciudad UP el día 21 de abril. Recorrer de la mano del Rector Santiago García y de la Vicerrectora Cecilia Canal, sus aulas, la biblioteca, los espacios comunes de socialización, de investigación y trabajo en equipo, sus instalaciones deportivas… Trece mil metros cuadrados de construcción, más veinte mil metros cuadrados de estacionamiento y alrededor de dos a tres mil metros cuadrados de área deportiva. Me imaginé a mis colegas y a cada uno de los alumnos compartiendo y disfrutando cada uno de esos espacios, los cuales se antoja -más que nunca- conocer y vivir. 

Un campus sustentable, con conciencia verde, que hará un uso sostenible de los recursos naturales, cuenta con la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) y que se abastecerá de su propio pozo de agua, no emitirá descargas al drenaje y reducirá al mínimo la huella de carbono. 

El nacimiento de este cuarto campus de la Universidad Panamericana es fruto de un sueño ¡enorme!, así como del trabajo bien hecho de grandes hombres y mujeres, que por más de 50 años han dedicado sus vidas para hacer realidad una institución de educación superior de excelencia internacional, dedicada a la formación de personas, de conocimiento, investigación y desarrollo. La UP se distingue por su excelencia académica, la cual la hace destacar en los rankings universitarios más importantes del mundo: Ranking Times Higher Education (THE): top 3 de universidades privadas (2020); ranking Quacquarelli Symonds (QS): top 3 de las mejores universidades públicas y privadas de México (junio 2020). Además, nuestra licenciatura en Medicina durante 13 años consecutivos, ha estado en el primer lugar de porcentaje de seleccionados en el examen Nacional de Aspirantes en Residencias Médicas (ENARM).

Celebro que Ciudad UP haya comenzado este 2021 con 500 alumnos matriculados y no tengo ninguna duda de que pronto se tendrán los mil ochocientos alumnos de capacidad de esta primera etapa. Se inaugura con las licenciaturas de Derecho, Economía, Gobierno, Finanzas Cuantitativas y Business & Management. 

Cuando el campus esté listo en su cabalidad, se podrá contar con siete mil alumnos que podrán experimentar  sus aulas, laboratorios, UP Store, oratorio y cafetería, con grandes espacios de recreación, áreas deportivas, auditorio, un hospital-escuela a su interior, un clúster empresarial y centros de investigación.

Pero la UP es aún mucho más. Lo escuché de la voz de cientos de alumnos, con los cuales he tenido la fortuna de conocer y compartir tantos momentos: es un espacio en el que te llaman por tu nombre, en el que importas por ser quien eres, en donde no eres solamente un número. Es en este reconocimiento del ser personal de cada uno y de la vocación personalísima que cada uno tiene de transformar el mundo, en lo que la Universidad Panamericana desarrolla en plenitud su misión. Cambiar nuestro entorno, se hace de persona a persona.

* Lourdes Villanueva González es profesora de la Licenciatura en Gobierno y de la Maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Panamericana. Licenciada en Comunicación y Maestra en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Panamericana. En World Youth Alliance Foundation fue directora de la oficina de América Latina y el Caribe y posteriormente, Social Media Consultant para HQ en Nueva York. Es socia fundadora y Business Development Director de la agencia de comunicación Saxum Media -Online Reputation Agency, así como de Wombat Accelerate. Blogger y emprendedora.

Twitter: @yuyisvg