La justicia laboral es más lenta que una tortuga, para nadie es un secreto que los juicios laborales son una tortura para trabajadores, patrones y autoridades, en el modelo actual, nadie que no sean los coyotes gana.

Trabajadores del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA) mencionan que todavía hay asuntos en trámite del siglo pasado, ¡imagine usted! En lo personal, tardé siete años en lograr una resolución favorable en la Segunda Sala del TFCA, todo un viacrucis para ejecutar el laudo.

El día de hoy, se someterá a discusión el dictamen de modificaciones a la ley laboral en el Senado de la República, pareciera que Ricardo Monreal cuenta con los amarres necesarios para lograr su aprobación.

Es una reforma que da varios pasos adelante, pero que se queda corta en otros, no ataca de fondo el tema de la productividad, deja abierta la puerta para que los trabajadores sean violentados en sus derechos.

Abunda más en lo político, incorpora a los jornaleros agrícolas y las trabajadoras domésticas, amplía la “libertad sindical”, dando pie a la creación de nuevos sindicatos, transforma las juntas laborales en tribunales laborales dependientes del Poder Judicial. Queda muy pendiente la potestad del trabajador de no sindicalizarse, para los promotores de la ley, en el mundo feliz del trabajador se encuentra exclusivamente en un sindicato.

Plantea que, en un periodo muy corto de tiempo, apenas cuatro años, se haga una revisión de 100% de los contratos existentes mediante mecanismos que implican que, prácticamente, cualquier sindicato, desde el muy pequeño hasta el muy grande, tenga que hacer varias asambleas. Esto implicaría hacer más de 2 millones de asambleas.

En esta primera etapa, la reforma laboral plantea la reorganización sindical, es una oportunidad para Morena de construir liderazgos sindicales leales a su proyecto. También es cierto que los líderes charros si algo saben hacer son elecciones gremiales amañadas. Las elecciones sindicales serán de pronóstico reservado.

En la segunda etapa aplaza hasta el año 2022 la operación de los tribunales laborales, ello considerando que los genios legislativos consideren las reservas presupuestales necesarias para su implementación. En la tercera etapa exige la profesionalización de los tribunales laborales.

La ley laboral pone en encrucijada a la economía nacional y provocará un sisma sindical, el gobierno sigue incrementando las tensiones en la caja de Pandora de la 4T, que hasta hoy son muchas buenas intenciones con poca operación política.

Twitter: @ErosalesA

EliseoRosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.