Actualmente, la tecnología eólica tiene un despliegue importante, debido a su rápido desarrollo tecnológico y disminución de costos, lo que la convierte en una energía renovable de gran crecimiento y demanda mundial

En el 2017, la energía eólica presentó un incremento de 10% en la capacidad instalada en el mundo, respecto a la existente en el año anterior. Los costos para la generación de energía eólica decrecieron en 25% entre el 2010 y el 2017, ubicando esta fuente como una de las más rentables en el mercado.

El modelo de negocio de los parques eólicos que se está impulsando en el norte de México a través de FIRA, entidad de fomento originada en el Banco de México, se desarrolla en localidades menores a 50,000 habitantes, donde, en entidades como Tamaulipas, por ejemplo, el viento corre a velocidades de entre 10 y 90 kilómetros por hora.

Las empresas desarrolladoras de los parques eólicos rentan las tierras, a través de la firma de un contrato con los tenedores de las mismas, ya sean particulares o integrantes del comisariado ejidal, donde además del alquiler, se estipula que ellos podrán seguir utilizando esas tierras como pastizales para su ganado e incluso para algunos cultivos.

Las rentas son a largo plazo y los contratos se dividen en tres etapas: la reserva, mientras se elabora el proyecto; la construcción, que lleva entre 24, 36 y 48, meses dependiendo el tamaño del parque eólico, y la operación, que puede ser hasta por 30 años, que es el tiempo de vida promedio de un parque eólico. Esto ha impulsado la economía de las regiones en las que se ubican estas plantas.

En ese sentido, FIRA promueve el financiamiento a las empresas que se encuentran vinculadas en los procesos de generación de energía eólica, las cuales participan en tramos específicos de la construcción de parques eólicos en las localidades antes citadas, en actividades como la construcción y montaje de plataformas, fabricación de turbinas eólicas, aerogeneradores, rotores, góndolas, bujes, generadores, torres, aspas (hélices) y dovelas, renta de maquinaria, bodegas y transporte especializado, entre otros.

Estas actividades tienen un gran impacto en la generación de nuevos empleos, contribuyendo al desarrollo económico y sustentable del país. Las empresas que participan, son a su vez proveedoras de otras empresas como Acciona Nordex Windpower (España), Iberdrola (España), Enel Green Power (Italia), Engie Group (Francia) o Vestas (Dinamarca), que actualmente se encargan de la construcción y operación de los proyectos de parques eólicos en México, y se encargan también de comercializar esta energía de origen 100% renovable en los mercados eléctricos a través de contratos bilaterales con grandes clientes, con particular focalización, en corporaciones que desean reducir su huella de carbono.

Actualmente el Consejo Mundial de Energía Eólica establece que para el 2025 más de la tercera parte de la energía que se consuma en el planeta provendrá del viento, y dada la demanda de inversiones del sector privado en energía renovable en el norte del país, se están promoviendo inversiones en energía eólica en Tamaulipas.

En la siguiente parte de este artículo comentaré algunas de las inversiones que se han realizado para impulsar la generación de energía eólica en el estado de Tamaulipas, con apoyo y recursos de FIRA.

*José Luis Herrera Durán, es especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios de FIRA en el norte de México.