En México, la capacidad instalada de generación mediante energías renovables en el 2016 se incrementó 6.6% respecto al 2015, llegando a los 17,140.4 MW, esto es 25.2% de la capacidad de generación total.

La mayor parte de la capacidad en operación renovable continúa siendo aún hidroeléctrica, que en suma con la energía eólica, representa 80% de la capacidad instalada en energías limpias (Sener, 2016).

Entre el 2005 y el 2016, la energía eólica presentó la mayor expansión en capacidad instalada en México con 104.7% anual. Sin embargo, la energía hidráulica presenta todavía la mayor concentración en la participación total de la capacidad instalada con fuentes renovables, manteniendo un ritmo de crecimiento de 1.7% anual.

Es importante mencionar que durante el 2016, la generación de energía eléctrica renovable representó 15.3% (equivalente a 47,548.7 GWh) del total nacional. Es destacable que la energía eólica presentó el mayor crecimiento en la última década, con una tasa de crecimiento de 106.8%, pasando de 5.0 GWh a 8,745.1 GWh en el 2016, clasificándose así en la segunda fuente de generación renovable en el país (Sener, 2016).

En el 2016, se contaba en todo el territorio nacional con 32 plantas de generación. La mayoría (23 plantas), se encuentra concentrada en el estado de Oaxaca, con una capacidad instalada de 2,308.6 MW y una generación de electricidad anual de 7,824.4 GWh para esa región (sur).

Otras áreas importantes en la generación de energía eléctrica por tecnología eólica en el país son las ubicadas en la Región Occidente, con una capacidad instalada de 250.0 MW y una generación de electricidad anual de 445.6 GWh; la Región Noroeste, con una capacidad instalada de 166.0 MW y una generación de electricidad anual de 196.9 GWh y la zona del norte de Baja California.

Con la entrada en operación de nuevas centrales de electricidad en construcción y los proyectos ganadores de las subastas que realice el gobierno, se espera que en los próximos años la capacidad eólica se triplique, lográndose 3,857 MW al cierre del 2019. Se espera que en el periodo que culmina en el 2030, se instalen cerca de 12,000.0 MW de nueva capacidad, de la cual, 53.0% se encuentra en fase de construcción o por iniciar obras.

En un análisis de la Sener en el 2016, en el que estableció un horizonte al 2050, se indicaba que, en 1990, la demanda de electricidad en México fue alrededor de 115 TWh, donde más de la mitad de la generación estaba basada en petróleo. Para el 2014, la demanda de electricidad en México fue de 300 TWh, pero la participación de la generación por petróleo, bajó a menos de 20% (AIE, 2016), esto debido a la mejora en la competitividad de las energías renovables reflejado por la reducción en los costos de inversión de las mismas y el aumento de los costos de producción del combustibles fósiles.

*José Luis Herrera Durán es especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios de FIRA en el Norte de México.

[email protected]