En esta ocasión mi estimado lector, quiero abordar un tema mucho más aterrizado a la cruda realidad que todos hemos vivido, ser víctimas de un delito, ¿cuántas veces en los últimos dos meses ha sido víctima de un delito? en lo personal, me puedo contar 3 veces en la estadística en los últimos dos meses, un intento de asalto para quitarme el vehículo que, no pasó de un cristal roto, robo de autopartes y más recientemente, un cristalazo al automóvil de donde sustrajeron mi computadora y otros artículos ¿usted ha padecido algo similar?

De acuerdo con el actual Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México Omar García Harfuch, los delitos en la capital del país en el periodo que va de octubre del 2020 a septiembre del 2021, disminuyeron en un 46% en el comparativo anual y ha generado que, la percepción de inseguridad baje del 92% al 67%, por le lado federal, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, el promedio mensual de homicidios dolosos en el país en lo que va de esta administración es de 2,000 y los resultados del Censo Nacional de Seguridad Pública Federal, indican que en 2020, se reportaron 1,132 probables robos y asaltos en carreteras y puentes de jurisdicción federal; 75.2% con arma de fuego; 65.3% a camiones de carga y 26.3% a vehículos particulares.

Considerando todo lo anterior y en el supuesto de que usted fuera dueño de un cierto capital extranjero ¿estaría dispuesto a invertir en este país? Probablemente si, pero desde un punto de vista más indirecto, es decir, invertir en valores o instrumentos financieros sin necesidad de pisar el territorio o bien, si el capital es nacional, tal vez llevarlo a un destino menos “riesgoso”, una postura completamente aceptable y lógica, que desgraciadamente, impacta en la economía nacional y los bolsillos de las personas.

La falta de nueva inversión en un país, provoca que la base productiva no se expanda y por lo tanto no se generen empleos, pero, cuando la inversión no solo no llega, sino que sale del país, entonces provoca que la base productiva se contraiga, se genere desempleo y los salarios sean menos competitivos, en el caso mexicano, estamos muy cerca de empezar a ver esta situación producto de la inseguridad, pero también, producto de las malas decisiones de política económica del actual gobierno.

Prueba de lo anterior es que, de acuerdo con la consultora México, ¿cómo vamos? la pobreza laboral en nuestro país que definen como: la situación en que las personas no pueden comprar la canasta básica alimentaria para todos los miembros de un hogar con el ingreso laboral del mismo, se posicionó en el 40.7% de la población al tercer trimestre de este año, prácticamente 4 puntos porcentuales por arriba del mínimo registrado en el primer trimestre del 2020 que fue del 36.6%, lo cual indica de forma clara, la tendencia negativa de la remuneración salarial, esto es, cada día se tienen menos empleos y los que existen son mal pagados.

La falta de una estrategia para combatir la inseguridad, deja descubierto por completo la falta de Estado de Derecho que genera incertidumbre y por lo tanto, aleja la inversión generando un problema económico y social ¿cuánto puede aguantar en este camino la economía mexicana?

Por cierto, en el plano de las finanzas personales, considere la posibilidad de contratar seguros que cubran percances como el robo o extravío de los bienes, no podemos saber cuando se ocupará, pero, si podemos prevenir que ese mal rato, nos provoque un problema mayor y sobre todo trate en la medida de lo posible, tener en orden sus finanzas, en los siguientes meses, las cosas no estarán nada sencillas.

*El autor es académico de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, conferencista, consultor experto en temas económicos y de administración pública, director fundador del sitio El Comentario del Día y conductor titular del programa Voces Universitarias.

eduardolopezchavez