De acuerdo con datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de la Sagarpa, en el estado de Aguascalientes en el 2014, se estableció una superficie de 147,000 hectáreas de diferentes cultivos: 51,000 bajo riego y 96,000 de temporal.

De acuerdo con datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de la Sagarpa, en el estado de Aguascalientes en el 2014, se estableció una superficie de 147,000 hectáreas de diferentes cultivos: 51,000 bajo riego y 96,000 de temporal

Destacan por su importancia en la superficie sembrada: el maíz para forraje y grano, con poco más de 101,000 hectáreas; el frijol con 8,900; la guayaba con 6,300; la alfalfa con 5,800 y la avena forrajera con 5,500 hectáreas; de ahí le siguen hortalizas como: lechuga, chile verde, tomate verde, brócoli entre otras, variando la superficie de entre 580 y 1,400 hectáreas.

Por la vocación del estado, la siembra de forrajes para alimentación del ganado agrupa la mayor superficie, destacando que las buena condiciones climáticas del 2014 favorecieron que se cosechara una superficie mayor a los cultivos sembrados bajo temporal (por arriba de 90%), contra un 65% promedio de los últimos 10 años.

Es importante tomar en cuenta que, para que un cultivo se desarrolle en una determinada región del país, se requiere considerar varios factores que inciden en la producción, entre los que destacan los climáticos, como son: el volumen y la distribución de la precipitación cuando los cultivos se desarrollan bajo condiciones de temporal , o la disponibilidad del agua de riego (cuando exista esta posibilidad), las temperaturas, la incidencia de heladas y granizadas, entre otras; causas que, en conjunto, determinan la ventana de establecimiento de los diferentes cultivos.

En lo que va del 2015, en Aguascalientes se ha presentado un temporal favorable en términos generales, con una precipitación acumulada a la fecha de 683 mm, lo cual representa 31% más que el promedio histórico de los últimos 27 años según información de la Conagua , situación que sin duda beneficia el desarrollo de los cultivos de temporal y mejora la rentabilidad de los cultivos bajo riego, al disminuir costos por la reducción que se ha tenido en el número de riegos aplicados.

El aumento en la precipitación, del presente año en la entidad, ha tenido un efecto benéfico en aspectos directamente relacionados con la producción agrícola e impacto ambiental, ya que ha disminuido considerablemente la extracción de agua del subsuelo y ha mejorado el nivel de almacenamiento de las principales obras de captación en el estado, pasando de 44% que se tenía en septiembre de 2014 a 64% que se tiene al mismo mes del 2015, con lo que también se ha incrementado el volumen disponible de agua para riego agrícola de los próximos ciclos.

En la siguiente emisión se continuará exponiendo sobre el comportamiento del clima en el 2015 y los efectos que tiene en las actividades agrícolas de Aguascalientes.

*Cupertino Gerón Díaz y Feliciano Martínez Valenzuela, residente estatal y especialista de FIRA en Aguascalientes. La opinión es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]