Alonso Lujambio, secretario de Educación Pública, anunció la sustitución del Programa Enciclomedia por el de Habilidades Digitales para Todos (HDT), el cual costará aproximadamente 24,000 millones de pesos. El nuevo programa pretende dotar de computadora a uno de cada tres estudiantes y a cada maestro de secundaria, además de actualizar los 21,000 equipos de Enciclomedia que se adquirieron en el 2002 y que en la actualidad son obsoletos.

La adquisición de habilidades para la vida, la tecnología, el aprendizaje y la información son herramientas fundamentales para que los jóvenes puedan enfrentarse exitosamente a los retos de la vida en el siglo XXI. (Partnership for 21st Century Skills). HDT puede estar en el camino correcto: hacer un cambio radical en los ambientes de aprendizaje de los estudiantes y dotarlos de las habilidades tecnológicas necesarias para enfrentarse a los retos del siglo XXI, pero también corre el riesgo de convertirse en Enciclomedia 2.0: miles de millones de pesos gastados en equipamiento que por sí solo, no mejora la calidad de la educación.

Comprar equipo, instalarlo en las escuelas y repartirlo a los profesores es la parte fácil y lucidora del proyecto. Incluso, gana votos con miras a las elecciones. En cambio, capacitar continuamente a los profesores para que cambien significativamente sus prácticas pedagógicas e integren eficazmente la tecnología al proceso educativo requiere de mucho más recursos, negociaciones difíciles con el sindicato, tiempo y seguimiento. Además se requiere de asistencia técnica permanente y de conectividad a Internet. ¿Estará dispuesto el Secretario a hacer lo que se necesita, para evitar convertir HDT en otro elefante blanco?

Para mejorar la calidad de la educación, se requiere hacer de los maestros el foco de atención de la política pública. Ellos son la guía del proceso de aprendizaje, quienes pueden potenciar los talentos y las fortalezas de los jóvenes. Algunos estudios concluyen que los elementos comunes entre los mejores sistemas educativos del mundo son:

1) encontrar a las personas más aptas para la docencia; 2) formar y desarrollar a los profesores para hacerlos efectivos, y 3) asegurar que el sistema educativo brinde la mejor educación a cada estudiante. Así, el factor más importante no es el sistema o el gasto por alumno sino la calidad de los maestros. (McKinsey, How the world’s best-performing school systems como out on top , 2007) ¿Qué hace la SEP para incidir en la selección y formación de docentes? Regalar computadoras a los profesores, no hará el milagrito.

[email protected]@eleconomista.com.mx