Berlín poblano

Finalmente, fue la alemana Siemens, de Louise Goeser, la que obtuvo el contrato del gobierno de Puebla para la construcción de la subestación eléctrica que necesitan sus paisanos de Audi, dirigida por Matthias Müller, para poner en marcha su planta.

La construcción de la instalación eléctrica de 230 Kv se ubica en San José Chiapa, Puebla, y es un compromiso que tuvo que asumir el gobierno de Rafael Moreno Valle para poder hacer al estado atractivo para la inversión. Siemens, por su parte, logra superar las ofertas de otras empresas, como Alstom Grid, Ingeniería e Infraestructura Eléctrica y Cinmsa, con un precio de 39.9 millones de dólares. Estas dos últimas empresas no pudieron superar el filtro que representa tener una oferta económica competitiva y luego Alstom no pudo superar la oferta técnica de Siemens.

Ya con el contrato firmado, el primero del año para Siemens deberá poner una garantía equivalente a 10% del contrato y recibir un adelanto igual a 30% del mismo. La subestación es importante para poder hacer viable la inversión de 1,300 millones de dólares que Audi llevará a cabo en su planta armadora.

Se une a EZCORP

? Resulta que Javier Creel Moreno, sobrino del político panista Santiago Creel Miranda, es Presidente de la sofom Crediamigo, firma que otorga financiamiento a trabajadores del gobierno, así como a jubilados y pensionados.

Su tío, Santiago, a partir de ya, se ha unido al directorio de EZCORP, matriz de Crediamigo. La firma no se talló el nombre del cargo.

Creel fue Senador de la república entre el 2006 y el 2012. Fue Secretario de Gobernación con Vicente Fox, del 2000 al 2005.

Santiago Creel es actualmente miembro del Pacto por México, mismo que promueve una amplia agenda de cambios políticos, económicos y estructurales en el país.

El Presidente y Director Ejecutivo de EZCORP es Paul Rothamel. EZCORP se dedica a la prestación de créditos en efectivo, a través de distintos canales, productos, servicios y mercados. Es dueña de Crediamigo.

¿Ni maíz paloma?

? Para empezar el año, las secretarías de Agricultura y del Medio Ambiente presentaron la Norma Oficial Mexicana NOM-164-SEMARNAT/SAGARPA-2013, en la que establecen las características y la manera en que se debe de presentar el reporte de resultados de las liberaciones realizadas de organismos genéticamente modificados, en relación con los posibles riesgos para el medio ambiente y la diversidad biológica y, adicionalmente, a la sanidad animal, vegetal y acuícola. La norma va en cumplimiento de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados y está, sobre todo, destinada a lo que se vaya a hacer en el corto plazo con el maíz transgénico.

Hasta ahora se han hecho campos experimentales en Sinaloa, Chihuahua, Coahuila, Sonora y Tamaulipas y las nuevas normas allanan el camino para cuando, finalmente, se tome una decisión sobre abrir el campo mexicano al maíz modificado.

Actualmente Agrobio, dirigido por Alejandro Monteagudo, que representa los intereses de Monsanto, Syngenta, PHI México y Dow Agro Sciences, está a la espera de que las dos dependencias otorguen nuevos permisos de liberación al ambiente de maíz genéticamente modificado, que ya se consume en México como producto terminado desde 1994.

Por si las moscas, el amparo

En el affaire Inmobiliaria Fumisa-Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, desatado la semana pasada, todos dicen tener la razón. ¿El motivo? La vigencia de un contrato para explotar comercialmente los locales de la zona internacional de la Terminal 1. La administración de la terminal aérea asegura que ya inició un proceso para hacer nuevos contratos en los que ellos serán los administradores (como ocurre en la T2).

Pese a los argumentos legales que esgrime en su defensa, la empresa privada interpuso un amparo. Su director, Ruffo Pérez-Pliego, dice que fue contra actos de autoridades aeroportuarias que pudieran entorpecer las actividades de Fumisa , pero reconoce que el AICM no es materia de dicho amparo, porque el AICM no es autoridad y está pendiente de trámite.

Fallece ex directivo de Alfa

Ayer falleció en la ciudad norteña de Monterrey, Nuevo León, Juan B. Morales Doria, quien entre 1978 y 1992 fungió como director corporativo del grupo Alfa en la ciudad de México. Tenía 88 años de edad.

El hombre de negocios también fue presidente del Consejo Empresarial Mexicano para Asuntos Internacionales (CEMAI) entre 1989 y 1991, y en 1999 asumió la Presidencia del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

Fundó en 1978 la cadena de vinos y licores regiomontanos Vinoteca.

Le sobreviven su esposa Bertha González, sus hijos Juan B. Morales González, Eduardo, Bertha María, María del Rosario y María Eugenia. También 15 nietos, 10 bisnietos y, de acuerdo con un familiar, un bisnieto más que viene en camino .