Los mercados intentan mantener el vuelo que dejó el cierre de la semana pasada, luego de un sube y baja frenético (como Flappy Bird). La volatilidad ha caído y hoy se registran variaciones "normales".

En Estados Unidos no se publicaron datos económicos relevantes, mientras que la temporada de reportes corporativos sigue su curso, con utilidades que crecen y, nuevamente, superan las expectativas.

En la Zona Euro sigue mejorando la confianza de los inversionistas. El índice Sentix subió de 11.9 a 13.3 puntos en febrero, superando el 10.1 esperado.

Las exportaciones de Taiwán decepcionaron en enero, registrando una caída interanual de 5.3%, luego de alcanzar una expansión de 1.2% el mes anterior.

En México, la inversión bruta fija registró una caída interanual de 4.5%, levemente sobre lo esperado y mostrando un repunte con respecto al mes anterior (-5.6%). Por otro lado, se informó que la producción de vehículos cayó 9.1% en diciembre, aunque las ventas crecieron 7.7% y las exportaciones 4.2 por ciento.

En Estados Unidos, los mercados operan con leves variaciones. Mientras el Dow Jones opera plano, el S&P sube 0.1% y el Nasdaq 0.5 por ciento.

Luego de alcanzar un peak de 21.5 la semana pasada, el VIX registra 15.2 puntos.

Los mercados de América Latina operan mixtos. Mientras los índices de Chile y Perú avanzan 0.5%, el Merval argentino lidera las caídas con un retroceso de 3.2%, seguido por el Mexbol mexicano (0.9%), por el Ibov brasileño (0.8%) y por el Colcap colombiano (0.6%).

Europa cerró mixto y variaciones acotadas. Londres subió 0.3% y París 0.2%. Alemania e Italia registraron caídas en torno a 0.1%, mientras que Madrid perdió 0.9 por ciento.

Las bolsas asiáticas cerraron al alza, encabezadas por Shanghai, que ganó 2%. El Nikkei japonés subió 1.8%, Malasia 0.4%. Corea y Taiwán subieron marginalmente. En tanto, Indonesia bajó 0.4% e India 0.2 por ciento.

*Aplicación para teléfonos inteligentes, que en pocas semanas logró más de 60 millones de descargas. Su creador, el vietnamita Nguyen Ha Dong, que estaba ganando USD 50,000 diarios gracias a la publicidad del juego, decidió retirarlo del mercado, porque los periodistas habrían sobrevalorado su juego, algo que él "nunca hubiese querido" y ahora quería paz.