Para la Organización de Naciones Unidas (ONU), específicamente la que lleva Proyectos Sociales (UNOPS) dirigida por Grete Faremo, que aceptó apoyar a México en el shopping internacional planeado por el gobierno mexicano para cubrir una gran parte de nuestras necesidades de medicamentos, debe significar algo importante porque va implícito el combate a la corrupción.

Tanto la ONU como la Organización Panamericana de la Salud (OPS), según anunció el secretario de Salud Jorge Alcocer, se están prestando “a ayudarnos” a buscar por el mundo cómo abastecer el 80% de las terapias para los mexicanos.

Lo que Naciones Unidas debe tener claro es que ello implica dar un severo golpe destructivo a la planta nacional de fármacos que a México le ha llevado décadas construir, lo que además va contra las propias recomendaciones de la OMS, el brazo rector en salud de la ONU.

El doctor Juan Ramón de la Fuente, actual embajador de nuestro país ante la ONU, es quien más dilucidado lo tiene, pues él siendo secretario de Salud en el sexenio de Zedillo fue gran impulsor para que México tuviera capacidad productiva de medicamentos. Lo extraño es que ahora se está sumando a la estrategia para destruirla. Nos comentan que él no desea participar en esto y busca cómo deslindarse, pero en principio ya se prestó para el show mediático al estar presente y hablar en el evento del anuncio.

Hay muchas incongruencias en esa idea de que sean los organismos internacionales los que liciten las terapias para los mexicanos. Aquí algunas innegables:

1. La OMS recomienda a los países miembros que desarrollen su propia capacidad de producción de medicamentos sobretodo para poder hacer frente a situaciones de carencia internacional tal cual la que hoy enfrentamos y a escenarios de emergencia como la pandemia que vivimos. México es de los pocos países en desarrollo que lo ha logrado, y la OPS ahora le ayudará a aniquilarla.

La ONU y la OPS se están prestando a arrebatarle su mercado a la industria farmacéutica mexicana, pues en las últimas décadas es la que ha abastecido la mayor parte de genéricos del sistema público de salud. Ahora esa demanda será cubierta con licitaciones que emitirán dichos organismos multilaterales.

2. Se está tomando como válido el argumento de que hay una absoluta corrupción sin que haya denuncias de por medio, ni perseguidos ni sancionados. Sin duda debe haber casos de corrupción de farmacéuticas, pero la autoridad en México acusa y generaliza contra toda una rama industrial conformada por más de 250 plantas productoras, dejando impunes los casos en donde sí ha habido ilícitos.

3. La estrategia de recurrir a hacer shopping mundial de medicamentos va contra los objetivos asentados por el Gobierno en el Programa Sectorial de Salud (Prosesa) que con todas sus letras menciona entre sus prioridades: “el fortalecimiento de la industria farmacéutica nacional e impulso a la investigación”. (Esto con base en un Prosesa que circula en el sector pero que está pendiente de publicarse en el Diario Oficial desde hace 6 meses).

4. Va contra la soberanía del país en un aspecto tan fundamental como son las terapias para la salud de los mexicanos, algo que tendría que ser del mismo nivel que la soberanía alimentaria.

5. El cáncer de la corrupción ha infectado también a organismos como Naciones Unidas, y sólo mencionamos 3 casos: acusaciones a fines de los 90s por mal manejo del programa Petróleo por Alimentos en Irak; la detención y procesamiento en 2015 de varios funcionarios incluido el expresidente John Ashe acusado de aceptar sobornos millonarios en favor de empresarios chinos; y el más reciente, en 2019, un caso de soborno en la construcción de un hospital en Cusco, Perú.

La ONU tendría que encontrar mejores maneras de ayudarse y ayudar a los países a combatir la corrupción.

Se unen genéricos e innovadores; ya se habían tardado

Por lo pronto, después de 18 meses de un golpeteo intenso en su contra de parte del primer mandatario, la industria que produce, importa y vende medicamentos en México (tanto de genéricos como de patente) mostró finalmente señales de unidad y le respondió a AMLO con argumentos contundentes. Por primera vez emitieron un desplegado y comunicado conjunto Canifarma, Anafam, Amelaf y AMIIF haciendo ver al presidente con claros argumentos por qué son parte de la solución, y no del problema.

[email protected]

Twitter: @MaribelRCoronel

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.