¿Cómo utiliza el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) los ingresos que obtiene por los derechos de explotación del espectro radioeléctrico? El IFT tiene un Fideicomiso denominado Fondo de Infraestructura y Equipamiento (FIE-IFT). Desde su creación el 5 de diciembre de 2014 ha ejercido recursos por 889.6 millones de pesos (mdp) para 39 proyectos y conserva un saldo al 31 de diciembre de 2019 de 1,183.2 mdp. ¿En qué proyectos se han invertido las aportaciones?

El Fideicomiso está celebrado entre el IFT y Banjército y cuenta con un Comité Técnico. La aportación inicial fue de 218 mdp y los recursos provienen de los derechos por el uso, goce, aprovechamiento o explotación de las frecuencias del espectro radioeléctrico, los intereres y rendimientos. La Ley Federal de Derechos dispone que el IFT conserve 3.5% de los ingresos que se obtengan por la recaudación de los derechos. El dinero se utiliza para la adquisición de bienes, arrendamiento, contratación de servicios y obra pública. Las áreas del IFT presentan proyectos, solicitan recursos y el Comité Técnico los autoriza.

Es interesante y contradictorio porque los derechos por el uso del espectro tienen estrangulados a varios operadores, pero el regulador se beneficia de ello porque obtiene recursos que se invierten en el Fideicomiso que, a su vez, se destinan a proyectos de infraestructura, equipamiento y servicios. Derechos elevados afectan a los operadores, sus planes de inversión y la cobertura de los servicios de telecomunicaciones; favorecen a la hacienda pública y al IFT que obtiene recursos adicionales a los presupuestados.

El proyecto con el monto más elevado fue para contratar el servicio de redes, telefonía y telecomunicaciones de los tres edificios del IFT. El presupuesto fue por 197.6 mdp.

El segundo proyecto más abultado fue para contratar el Proyecto Integral de Cómputo Central, el cual garantiza la continuidad operativa de la infraestructura tecnológica del IFT donde se aloja el correo electrónico, bases de datos, aplicaciones, portales, carpetas compartidas, servicios de TIC y toda la información electrónica del regulador. Se destinaron 134.2 mdp del Fideicomiso.

99.9 mdp se invirtieron para la adquisición de infraestructura, instalación y adecuación del Centro de Procesamiento de Datos TIER III del IFT, ubicado en el edificio sede; aloja la infraestructura tecnológica que da soporte a las operaciones del IFT (trámites electrónicos con el sector de telecomunicaciones y radiodifusión, comunicación con otras organizaciones, difusión de las acciones institucionales).

En cuarto lugar está el pago de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018, para lo cual se invirtieron 85.4 mdp, una herramienta fundamental para obtener información e indicadores que permitan conocer la disponibilidad de computadora, telefonía, TV de paga e Internet de los hogares.

La quinta mayor inversión por 53.6 mdp fue para el servicio de alfabetización mediática, a través de la renta de una Unidad Móvil equipada con mobiliario, tecnología e Internet que viaja por la República Mexicana. El objetivo es promover los derechos de las audiencias y de los usuarios de telecomunicaciones. Diseñar y producir 7 capsulas y 6 interactivos para la Unidad Móvil costó 500 mil pesos.

También se han destinado recursos para contratar software para subastar frecuencias, monitoreos, mediciones de rating de televisión, de audiencias de servicios audiovisuales, contratación de asesorías especializadas, aplicación de encuestas, actualizar licencias de software y para pagarle al auditor del Fideicomiso.

El sistema electrónico para la licitación de frecuencias de radio, TV y 10 MHz en la banda de 440-450 MHz requirió de 36.1 mdp. La aplicación informática para licitar la banda de 2.5 GHz demandó 8 mdp. Un estudio sobre la valuación y determinación de derechos para bandas del espectro radioeléctrico IMT costó 3.3 mdp.

La contratación de cuatro monitoreos de publicidad en radio, TV abierta y de paga para vigilar el cumplimiento de los tiempos máximos de mensajes comerciales y supervisar la publicidad pautada en la programación dirigida al público infantil, exigió 72 mdp. Los servicios estadísticos para el análisis del consumo de contenidos audiovisuales requirió 28 mdp.

Tres licenciamientos de bases de datos de rating de TV e inversión publicitaria tuvieron un presupuesto de 43.2 mdp. Dos licenciamientos de herramientas para conocer y analizar en México y América Latina la oferta y demanda de contenidos audiovisuales a través de plataformas Over The Top recibieron 6 mdp. Las encuestas para conocer la satisfacción y experiencia de los usuarios de servicios de telecomunicaciones utilizó 12.2 mdp.

A través del Fideicomiso se contrató la asesoría para el desarrollo del Modelo de Costos de la Red de Acceso Fija (11.7 mdp), para revisar la implementación de la separación contable de los preponderantes, con poder sustancial de mercado y la Red Compartida (23.5 mdp). El IFT destinó 5 mdp para la asesoría de la evaluación bienal de las medidas impuestas al agente económico preponderante en telecomunicaciones.

Renovar las licencias de software de Oracle y Microsoft necesitó 11.6 y 18.3 mdp, respectivamente. Pólizas de soporte y mantenimiento a los centros de datos del IFT: 15.3 mdp. Los auditores externos del Fideicomiso se llevaron 270 mil pesos.

Los datos se obtuvieron de una solicitud de información para conocer el destino de los ingresos del IFT por el uso de las frecuencias. La pregunta que queda en el aire es: ¿cuántos de estos servicios podrían ser realizados por las áreas del IFT?

*El autor es presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Twitter: @beltmondi

Jorge Bravo

Analista de medios y telecomunicaciones y académico de la UNAM

En comunicación

Estudio los medios de comunicación, nuevas tecnologías, telecomunicaciones, comunicación política y periodismo. Autor del libro El presidencialismo mediático. Medios y poder durante el gobierno de Vicente