En las últimas dos semanas, los mercados habían comenzado a descontar un cambio importante en la trayectoria de la tasa de fondeo (Fed funds) establecida por la Fed.

Entre el 21 de febrero y este martes, el mercado de futuros había pasado de asignar una probabilidad de casi 90% a que la Fed mantendría la tasa sin cambios en su reunión del 18 de marzo, a descontar una probabilidad de 100% de que la Fed recortaría la tasa en medio punto, para llevarla a un rango de 1.0 a 1.25 por ciento.

Aunque el recorte de medio punto para el 18 de marzo estaba totalmente anticipado por el mercado, la Fed sorprendió a todos este martes con el anuncio de un recorte de medio punto fuera de agenda, lo cual no sucedía desde octubre del 2008, justo después del anuncio de la quiebra de Lehman Brothers. En aquel entonces, la Fed recortó la tasa también en medio punto para dejarla en 1.5 por ciento.

En esta ocasión, el objetivo del recorte sorpresa de la Fed es tomar acciones preventivas para intentar amortiguar el choque en la actividad económica generado por la creciente probabilidad de que la epidemia regional de coronavirus se convierta en una pandemia global con consecuencias importantes para el crecimiento económico.

Como hemos mencionado en este espacio, la propagación de la epidemia a diferentes zonas del planeta está generando choques exógenos, tanto por el lado de la oferta como por el lado de la demanda. En el caso de la oferta, el choque se da por la implementación de diversas medidas de contención que tienen un impacto directo en la actividad económica.

Las medidas, que van desde cuarentenas y restricciones de viaje hasta cierre de fábricas y lugares de concentraciones masivas, tienen un impacto tanto en la producción industrial como en el empleo.

Asimismo, la propagación de la epidemia comienza a generar cambios importantes en los patrones de conducta de las personas, generando una afectación negativa al consumo, lo que se traduce en un choque por el lado de la demanda.

En este sentido, los especialistas han comenzado a reducir sus estimados de crecimiento para la economía global y por ende en los estimados de crecimiento de utilidades de las empresas. Inicialmente, el recorte sorpresa por parte de la Fed fue bien recibido por los mercados que registraron un repunte temporal.

Sin embargo, la admisión del presidente de la Fed, Jay Powell, durante su conferencia de prensa de que el recorte difícilmente podrá contener el incierto impacto de la creciente epidemia sobre las economías, generó un sentimiento de que el recorte más que ser preventivo es una señal de que la situación podría ser peor a lo esperado.

Ante esta situación, el mercado ha comenzado a descontar que la Fed volverá a recortar la tasa en 0.25% el 18 de marzo, e inclusive hay quienes esperan otro recorte idéntico en la reunión de abril. Si la Fed no cumple por lo menos con un recorte más, el mercado podría verse ampliamente decepcionado.

El impacto real de la epidemia (o tal vez pandemia) dependerá tanto de la duración —que dependerá de la facilidad de contagio y las medidas de contención— como de la severidad de las medidas de contención, lo cual podría demorar la eventual recuperación.

[email protected]

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.