En la entrega anterior, expusimos la importancia del desarrollo de proveedores, así como de la correcta planeación de las inversiones, tanto en capacidad instalada como en capital de trabajo, para mantener una operación adecuada y una relación de largo plazo entre compradores y vendedores

En esta segunda entrega profundizaremos sobre el factoraje, que consiste en un mecanismo de financiamiento a corto plazo sencillo y práctico, que se convierte en una herramienta fundamental para el desarrollo de proveedores y apoya el crecimiento de las empresas, debido a que permite obtener el pago anticipado de las cuentas por cobrar de sus ventas a crédito, fortaleciendo con ello las relaciones comerciales.

El factoraje consiste en la compra, por parte de una empresa de factoraje o banco, de un compromiso de pago existente (factura o documento valor) por la proveeduría de un producto o servicio.

Para fines prácticos de exposición, existen dos modalidades de factoraje; la primera de ellas, denominada factoraje a proveedores, se otorga en apoyo a proveedores de grandes empresas compradoras para anticipar sus cuentas por cobrar, mejorando así las condiciones de plazo de pago; la segunda modalidad es el factoraje a clientes, en donde el proveedor anticipa sus cuentas por cobrar vigentes y obtiene capital de trabajo para su negocio de una forma ágil.

Este mecanismo ha crecido de manera notable en México, ya que las cifras indican que del año 2000 al 2010 la operación pasó de 65,000 millones de pesos a 310,000 millones.

Cabe mencionar que, además de ser un instrumento sencillo, el factoraje presenta ventajas tanto para el proveedor como para la industria, ya que libera los recursos esperados en cuentas por cobrar, lo que acelera el flujo de efectivo; ofrece una alternativa cómoda de financiamiento para capital de trabajo; permite el pronto pago a los proveedores y en algunos casos acceso a descuentos por pronto pago; incrementa el retorno del capital; reduce la carga financiera que implica el crédito de corto plazo; es un financiamiento fuera el balance; en la mayoría de los casos no requiere otra garantía diferente a las facturas; mejora la cultura de deuda en la empresa; facilita el pronto pago de pasivos dando como resultado menores costos de financiamiento, y usualmente no reduce la capacidad crediticia disponible.

La velocidad de respuesta en el servicio de factoraje es inmediata, ya que normalmente se realiza a través de medios electrónicos; en este sentido, los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco de México, durante el presente año implementó el financiamiento de factoraje en plataforma propia, iniciando con una empresa ganadera de Torreón, Coahuila, sus proveedores nacionales y con un banco líder en el sector.

La plataforma es amigable y fácil de usar para proveedores del sector agroalimentario, acceso vía web, sin necesidad de instalación de paquetes adicionales y acceso inmediato a fondos a través de los diferentes intermediarios financieros; por otro lado, es importante mencionar que el factoraje en FIRA ofrece una ventaja importante al disponerse al mismo precio que el crédito de avío tradicional y libre de costo de comisiones por uso de plataforma. De esta forma, los proveedores tienen acceso a los recursos de sus cuentas por cobrar tan rápido como todos los participantes dan clic en las pantallas de alta, de disposición y de autorización.

Con el propósito de fortalecer el campo mexicano mediante instrumentos que fortalezcan el desarrollo de proveedores, FIRA pone a disposición el factoraje electrónico en una plataforma propia en condiciones competitivas.

*Ernesto Fernández Arias, titular de la Dirección Técnica de Pesca y Redes de Valor en FIRA.

[email protected],

Armando Caldera Orozco

[email protected]

Abel Rojas Calderón

[email protected]

son residente estatal y especialista de la Residencia Estatal de FIRA en Coahuila, respectivamente.