El tema que más nos puede preocupar a los mexicanos cuando salimos al extranjero es la comida. Si bien hay todavía una enorme diferencia respecto a nuestro sazón, los sudafricanos son competitivos en el tema de la cocina o quizás es más que no hay cosas que no son desconocidas.

El menú por ejemplo en el desayuno es un omelette con queso, champiñones, jitomate y cebolla, un poco de pan tostado y jugo.

La comida la variedad es más amplia. La carne de león sabe como la de res más o menos y el rinoceronte es como comer la carne de suadero.

Las bebidas no son nada fuera de lo común, una coca-cola, agua embotellada y se acostumbra mientras se toman los alimentos un vino tinto.

Son a la fecha pocos los lugares que he logrado conocer en el tour culinario, pero hasta el momento puedo decir que no hay decepción.