La discusión sobre nuestro propósito en este mundo es casi aristotélica, sin embargo, hoy en día está tomando un nuevo sentido y representa nuevamente el centro de la conversación. El propósito es aquella cosa que nos mueve y que nos permite a su vez contribuir y retribuir todo lo que nos ha brindado el planeta, nos dota de sentido y nos vuelve más fuertes.

Todos tenemos un propósito y cada una de nuestras acciones tiene un impacto en los demás, como líder de una empresa trasnacional puedo decir que nosotros también tenemos uno: hacer de la sustentabilidad algo cotidiano, esta premisa mueve y dirige cada una de nuestras acciones.

El mundo está en un cambio constante y con ello los consumidores, quienes exigen cada vez más empresas sustentables, transparentes, compañías con un compromiso genuino con la justicia social, el medio ambiente o la ética, ya que cada día es más y más claro que necesitamos un cambio de fondo.

Mark Schaefer, autor del libro Marketing Rebellion: The Most Human Company Wins, menciona que actualmente 65% de los consumidores centra su decisión de compra en el propósito que sustenta a la empresa y que 20% de ellos gastaría hasta 25 veces más en productos o marcas con un propósito.

Los ciudadanos están tomando las calles y las redes sociales para elogiar el buen comportamiento corporativo y castigar a aquel que no contribuye a generar un cambio en pro del planeta y del bienestar humano. Los inversionistas, la sociedad civil y medios de comunicación también se han sumado a este movimiento para exigir mejores prácticas, a la par de reconocer que el propósito de un negocio se ha vuelto vital en esta época.

El compromiso de las empresas con el medio ambiente, con la equidad de género o con la alimentación saludable se demuestra, no sólo se menciona en campañas de marketing o publicidad. Tenemos que ser claros, ser una empresa responsable no significa crear campañas sentimentales, sino tomar acciones reales en el mundo real.

Estamos seguros de que, en la medida que las nuevas generaciones continúen dando peso al propósito, las compañías tendrán que seguir innovando para satisfacer la demanda de productos y servicios con fines sustentables.

En Unilever creemos en el peso que tiene el propósito en los negocios, sabemos que las empresas con propósito perduran, las marcas con propósito crecen y las personas con propósito prosperan. Por ello, desde nuestra gente hasta nuestras prácticas como empresa son sustentables. Los resultados son clave en este sentido, pues 28 de nuestras marcas, las cuales tienen un propósito de vida sustentable, crecieron 69% más rápido que el resto del portafolio y nos entregaron 75% de crecimiento total de nuestro negocio a nivel global.

Las compañías deben sumarse a este cambio y encontrar su propósito, tomar acciones significativas sobre las causas que hacen sentido con su estrategia de negocio y empatan con sus valores y objetivos, de esta forma podrán ser capaces de construir movimientos que transformen y conecten con los nuevos estándares de los ciudadanos. El propósito nos ayudará a tener un futuro mejor para todos.

* Presidente de Unilever México y el Caribe.